Menú Portada
Atando cabos

La falsa coartada de Rubalcaba

Julio 17, 2011

Alfredo Pérez Rubalcaba siempre repite y repite el mismo argumento para defenderse del caso FAISAN, el mayor escándalo tras el GAL protagonizado por un gobierno democrático en la lucha contra el terrorismo. Consabida coartada. Todos los etarras implicados en el aparato de extorsión de ETA fueron detenidos, y la mayoría o están procesados o están juzgados y cumpliendo condena. Y es cierto que la operación se repitió casi un mes después. Y que fueron detenidos muchos de los protagonistas de aquellos hechos. Pero fue otra operación, con distinta metodología, y con diferentes objetivos. Y el resultado por mucho que repita el Gobierno y Rubalcaba fue diferente, según dicen las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y el propio auto de procesamiento del juez. Es la respuesta que escucharemos del actual candidato socialista a la presidencia del Gobierno. Pero también es la falsa coartada de Rubalcaba.

El chivatazo supuso mayor financiación a ETA

En el auto, el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz considera que el ex director general de la Policía Victor García Hidalgo, el ex Jefe Superior de Policía del País Vasco, Enrique Pamiés, y el inspector de Vitoria, José María Ballesteros impidieron a través del chivatazo al propietario del bar Faisán de Irún, Joseba Elosúa, no sólo que se produjera la detención de miembros de la banda terrorista ETA sino que permitieron que la banda “se financiara a través del dinero obtenido por extorsión”. El juez, por tanto, no sólo procesa a los tres mandos policiales por delitos de colaboración con organización terrorista o encubrimiento y revelación de secretos, además destaca la “eficacia” que la revelación de datos sobre la operación contra el aparato de extorsión supuso “para la propia actividad terrorista”. ETA obtuvo mucho dinero en ese momento.

García Hidalgo, Pamiés y Ballesteros “estaban asumiendo una necesaria ayuda, contribución o beneficio de las actividades terroristas” a través de una acción que, en su opinión, podría encajar con la comisión de una delito de colaboración con organización terrorista. El juez Ruz refleja en su auto, no obstante, su opinión de que el objetivo concreto de los tres procesados no era “seguramente” el de ayudar a la banda  pudiendo ser “otro el móvil o la intención que guió su conducta” dados los cargos que ostentaban en las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. En este sentido, el magistrado alude a la advertencia que en la llamada en la que se produjo la delación se realizó a “la actual situación política “, en referencia a la existencia de la tregua decretada por ETA en 2006 y recuerda que en la conversación se aludía “al interés de determinada gente en que ´se rompiera´ o ´no prosperara”. Ruz acusa también a los tres de favorecer de forma “real” a los responsables de la red de financiación o extorsión de ETA ya que la organización terrorista  “se aprovechó del producto económico procedente de una extorsión”.

Además, el juez relaciona el delito de revelación de secretos con la conducta de los tres procesados que “revelaron a través de una llamada telefónica a una persona investigada por presunta pertenencia o colaboración con ETA detalles que en ese momento se encontraban protegidos y bajo confidencialidad”. Considera que en este caso el delito se produjo en su modalidad “agravada” dado que la llamada frustró la puesta en marcha del operativo policial y judicial contra la organización terrorista ETA.

No lo dice ningún partido político, ningún analista, ni siquiera las partes personadas en la causa que están en contra del criterio del fiscal, que siempre ha querido archivar este asunto. Lo dice e propio juez. Lo dice el auto de la Audiencia Nacional. El chivatazo impidió posiblemente detener más etarras. El chivatazo posibilitó que desapareciera o se destruyera numerosa y valiosa documentación. Y el chivatazo posibilitó que las arcas de ETA engordaran en medio de una negociación que fracasó y que ayudó a la banda terrorista.

Juan de Dios Colmenero es Redactor Jefe de Nacional de Onda Cero Radio