Menú Portada
¡Qué fuerte!

La “espantá” de José Luis Moreno

Mayo 1, 2014

Se han dado numerosas “espantás” en un plató a lo largo de la historia de la televisión. Ese invitado a un programa que, de repente, no le gusta lo que pasa, se mosquea con unas imágenes o con una pregunta, se levanta y se va. A día de hoy nos siguen llamando la atención y es, indudablemente, una situación incómoda para el espectador. Es verdad que muchas de las que hemos vivido quizás hayan sido preparadas para dar morbo y subir audiencia. Siempre se ha conseguido. De ahí mis dudas cuando se produce una situación similar en televisión. No se por qué siempre pienso que está todo preparado y maquinado para conseguir audiencia. Lo que más se lleva son las peleas entre los propios compañeros y colaboradores de un programa.

Esto lo ha puesto de moda Tele 5 y, gracias a Dios, no ha trascendido a otras cadenas. De ahí que, al ver que un invitado se levanta enfadado y se va de un plato me resulte algo ficticio a estas alturas de la tele. Pero esta vez ha ido en serio y no hay nada de teatro. El programa ha sido “Hable con ellas” y el espantado, José Luis Moreno. Se levantó y se largó tras un “No hable con ellas” después de que fuera atacado de manera personal por una de las cinco presentadoras del programa, Yolanda Ramos. Yolanda es una actriz monumental, una cómica excelente pero que, como presentadora bajo las órdenes de la dirección de un programa, ha metido la pata hasta el fondo.
 
Humillar al invitado
 
José Luis Moreno será un buen o mal empresario, buena o mala persona, pero no se le puede llevar a un plató de televisión, ni a él ni a nadie, para meterse con él e intentar humillarlo porque le debe a Yolanda Ramos veinticinco mil pesetas de hace años. Esto no se puede hacer porque eso no es televisión. Ante un problema personal de esta actriz con el señor Moreno, lo lógico es que ella le hubiera denunciado en su día pero no ahora y delante de unas cámaras, más que nada porque fue una situación totalmente absurda e incómoda.
 
La productora se justifica diciendo que José Luis Moreno no puso ninguna condición para la entrevista y que, aunque sea un programa amable, no significa que no se le pueda preguntar por las cuestiones de actualidad que rodean al invitado. Evidentemente lo que no va a exigir Moreno es que Ramos no le saque a relucir veinticinco mil pesetas de hace siglos y de las que seguramente no tendrá ni idea. Aceptó hablar de todo, incluso de sus problemas para realizar pagos por culpa de la crisis. Pero el ataque personal y gratuito estuvo fuera de lugar. ¿Qué pretendían?, ¿qué José Luis Moreno se quedara allí aguantando el chaparrón?. Pues, sinceramente, una reacción lógica la de Moreno. Se sintió agredido él y también la audiencia por la falta de respeto y de educación y porque pareció una encerrona contra el empresario. Ha pasado ya una semana de esto y Ellas siguen haciendo guasa con el tema ya que José Luis ha denunciado a Yolanda por falso testimonio e injurias. Pues todo esto ni es lección de periodismo, ni hay que sentirse orgulloso, ni es bueno para la tele, ni nada. Al contrario. Esto es sólo más basura televisiva.
 

Rosana Güiza Alcaide