Menú Portada
Entre alfileres

La España que vota no vota como en las encuestas

Junio 27, 2016
sanchez rajoy

Mientras escribo este texto acaban de salpicar las primeras encuestas a pie de urna. Es posible que más adelante ya disponga de los primeros datos oficiales. No cabe duda que esas israelitas son absolutamente demoledoras con el considerado bloque del centro-derecha además de confirmar el hundimiento del PSOE y la debacle de Ciudadanos, un partido que no es partido. Pero hay que dar tiempo porque todavía no ha empezado el recuento.

Hay un dato, sin embargo, absolutamente definitivo y que no forma parte de ninguna encuesta. Más bien refleja el estado de ánimo de una sociedad que definitivamente ha dado la espalda a la política y a sus políticos. Por eso, los denominados ‘sorpassos’ tienen una explicación más sociológica que política. El 51,21% de participación confirma la peor cifra de la democracia, muy alejado del 58,38% del mes de diciembre. No sirve el consuelo del importante repunte del voto por correo. Es un auténtico fracaso. La evidencia de que la calle está  cansada de mensajes vacíos y da la espalda hasta al ejercicio libre de acudir a votar.

Llegan los primeros datos, que cambian por completo los que anunciaban las primeras encuestas. La teórica recuperación de PP y PSOE contrasta con la hecatombe definitiva de Ciudadanos. ¿Y qué está pasando? Pues que es un partido simplificado a la figura de su líder porque ya está comprobado que detrás de Albert Rivera hay poco más; indagando en su extensión nacional por los diferentes territorios de España, Ciudadanos ha hecho una colecta de personajes rebotados que le están llevando a la debacle política independientemente de los resultados de este domingo: es una crisis de credibilidad. Una crisis de personas que dicen blanco y después actúan como negro en función de sus intereses. Esa es la auténtica clave de una historia que desde ahora puede tener diferentes desenlaces pero está claro que si el partido de Rivera quiere ser importante a nivel nacional debe hacer una importante limpieza territorial.

Rajoy y Sánchez se salvan

Ahora estoy casi en el 60% del voto escrutado y PP y PSOE han consolidado su remontada. Quiere decir que Rajoy y Sánchez salvan sus muebles. Que no habrá noche de cuchillos largos en los principales partidos españoles y que estamos condenados a una nueva cita electoral porque ni ‘sorpasso’ ni historias. Vuelve el bipartidismo en versión reducida, con el tímido avance de la coalición populista de Podemos, que acaba de terminar con la historia de Izquierda Unida, y el fracaso definitivo de Ciudadanos.

Las reacciones son de sorpresa manifiesta. Los resultados desdicen a todas las encuestas y empiezan los analistas a hablar del Brexit y de todo lo que se les ocurra para intentar encontrar una explicación que solo tiene un dato: casi media España con derecho al voto se ha quedado en casa. Pasa, literalmente, de la política y no quiere saber nada de quienes representan a las diferentes formaciones.

En fin, que voy a mandar ya este artículo porque el tiempo agobia. Seguramente haya más modulaciones con escaños que suban y bajen pero, además de la pobre participación, la evidencia es que habrá que volver a pactar. ¿Cómo? Eso es para otro análisis más sosegado empezando por cuestionarnos para qué valen las encuestas.

Félix-Ángel Carreras

@fcarreras68