Menú Portada
¡Qué fuerte!

La España que tenemos no es la que merecemos

Marzo 22, 2013

Andalucía es la comunidad en la que más sube el paro. Está a la cola de desarrollo y, últimamente, a la cabeza de la corrupción. A día de hoy, todavía es difícil explicar como, en las últimas elecciones, ganó un partido que estaba envuelto en un halo de estafa y que, con el paso del tiempo, se está confirmando. El PER, ese gran mal que ha convertido en Andalucía en un nido de aprovechados, tiene mucha culpa. Los empresarios contratan mano de obra inmigrante para trabajar en el campo porque algunos, trabajadores andaluces cubren el cupo de jornadas y se acogen a esta ayuda para vivir cómodamente o dedicarse a trabajar en otra cosa. Una economía sumergida y un plan de ayuda mal entendido o mal enfocado que tiene a la comunidad a la cola de España.

El problema de la corrupción

Esto es sólo un de los graves problemas a los que está sometida esta tierra. El otro es, como no, la corrupción. El caso de los ERE, uno de los más importantes casos de corrupción de nuestro país, sigue sin cobrarse culpables y sigue dando nuevos datos espeluznantes de mangoneo y trajín de dinero en la Junta de Andalucía. Entre el caso Bárcenas del PP, este de los ERE del PSOE, el de los Pujol en Cataluña y más, estamos inmersos en una era de corrupción que parece imparable. A la cabeza de una comunidad, el que fue Consejero de Economía en la época en la que se produjeron estas irregularidades y ahora que es presidente, ni una palabra sobre el tema. Exigen a otros partidos explicaciones sobre sus casos de corrupción, y ahora para el suyo propio, rechazan cualquier tipo de aclaración remitiéndose a que la justicia hable.

Pero no solo eso, sino que, además, utilizan la fórmula de, “me acusas a mi para taparte tú”. De verdad que estos políticos parecen de patio de colegio. Lo mismo que el PSOE ha pedido explicaciones y dimisiones en el caso Bárcenas, ahora está en el mismo derecho el PP de pedir explicaciones y dimisiones en el caso ERE. Lo que no puede hacer el PSOE es comportarse como un niño chico diciendo que están usando el caso de los ERE para tapar sus problemas. Aquí ya no se oculta nada a nadie. Todo el mundo sabe todo y es la justicia la que tiene que actuar con contundencia y por eso, es una tontería andarse ahora con que si “tu más que yo” o “no hables porque tu también tienes por qué callar”. Y ya no es solo el qué, sino también el cómo. Estamos ante una corrupción cutre, fácil y para tontos. Cuando aparecen billetes hasta debajo de los colchones, se demuestra el grado de estupidez de los corruptos. Esta es la España que tenemos pero no la que nos merecemos.  

 
Rosana Güiza Alcaide