Menú Portada
¡Qué fuerte!

La España corrupta

Febrero 25, 2011

Parece ser que las palabras “política” y “honradez” son incompatibles. Cada día que pasa van saliendo nuevos casos de corrupción en este país tan maravilloso. En Andalucía la cosa está repleta. Sevilla, Morón de la Frontera, Alcalá de Guadaíra, Marbella, Ayamonte, Guadix y otros tantos que no sabemos o pasan desapercibidos. Los falsos prejubilados, los ERE irregulares, los ayuntamientos que prevarican, el cobro de comisiones ilegales, etc. Tenemos de todo y para todos los gustos. Por ejemplo, En Ayamonte se está llevando a cabo una investigación sobre presuntas irregularidades urbanísticas en Isla Canela. En Guadix, el concejal de Deportes del Ayuntamiento no pudo negar en un pleno que aprobó más del 90 por ciento de las compras a los negocios de dos de sus familiares, sumando un total de 170.000 euros en materiales a una tienda de deportes de un sobrino y a una droguería de un hermano y cuñada en tres años. Eso sí, Guadix debe estar híper limpio y todo el mundo debe ir perfectamente conjuntado con su chándal porque si no, no se explica.

Mártires y diablos

 Por otro lado tenemos a Camps en Valencia y, de última hora, José Bono. Un juez de Toledo ha admitido a trámite una querella por delito societario y falseamiento de cuentas contra la mercantil Hípica Almenara de la que el Presidente del Congreso de los Diputados es accionista mayoritario. A Camps se le investiga por cuatro trajes y a Bono no se le investigó por todo aquel patrimonio que poseía que salió a la luz y que no se sabía de dónde había salido. Sin embargo, Bono parece un mártir de la injusticia y Camps el diablo de la justicia. ¿Cuánto tiempo lleva ronroneando el tema de Bono? Demasiado, pero ha tenido más suerte que Camps y no se le ha dado tanto bombo.

Defender lo indefendible

Es curioso que, cuando un caso de corrupción salpica a un partido, sea reconocido a duras penas e intente taparse que un compañero de partido haya salido rana. Con lo fácil que sería reconocerlo y acabar cuanto antes con esa gentuza que perjudica y hace indigna a la política. Pero nos empeñamos en defender lo indefendible y, para consolarnos, reprochamos los casos de los partidos contrarios para justificar que no somos los únicos. Ya se sabe; mal de muchos… Como el portavoz del PSOE Alonso, que dice que ojalá el PP hiciera lo mismo con sus casos de corrupción y tomara decisiones, por ejemplo, en el caso de la Comunidad Valenciana. Bueno, señor Alonso, no vamos a comparar cuatro trajes de los que no se encuentran unos tiques de compra con lo que está pasando en Andalucía donde se han manejado cientos de millones de euros para la tramitación de expedientes de empleo irregulares.  El caso es que, mientras se producía esta gran estafa en Andalucía, Chaves era presidente y Griñán vicepresidente económico, sí, económico, por lo que, supuestamente, tendría que estar al tanto de todos estos tejemanejes. Ahora, Chaves tiene un cargo que no hay por donde cogerlo y que no sirve absolutamente para nada, otro timo para los ciudadanos y otro gran gasto para nuestros bolsillos y Griñán, que debería dar la cara como presidente de la Junta de Andalucía, no asoma ni las orejas por si recibe algún perdigonazo. Si Camps ha delinquido, será condenado pero, ¿para qué cortar cabezas antes de tiempo? ¿Acaso las corta el PSOE? Esperemos, en cualquier caso, a que la justicia se pronuncie.

Con toda esta mierda  no es de extrañar que España tenga diez regiones por debajo de la media europea en cuanto a riqueza en términos de unidades de poder de compra. Incluso alguna está por debajo del umbral y es considerada como pobre. Es el caso de Extremadura. Se unen Galicia, Asturias, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana, Andalucía, Murcia, Ceuta, Melilla y Canarias. Todos, tanto los de un lado como los de otro, deberían pararse a reflexionar hacía dónde nos están llevando y dejar de tratarnos como estúpidos.

Rosana Güiza

rosanaguiza@extraconfidencial.com