Menú Portada
No me moverán

La economía española crece ¿Y qué?

Marzo 31, 2014

Todos los expertos auguran que la economía española crecerá este año por encima del 1% del PIB. Los hay que aventuran el 1,5 (Servicio de Estudios de Caixabank). El consenso de mercado (se llama así a la media entre todas las predicciones expertas) sería entre el 1,2 y el 1,4%. Para el año que viene las previsiones son más optimista, incluso podrían ser superior al 2%. Las preguntas que se hace el ciudadano son: ¿Y a mi qué? ¿En que me va a influir? ¿Encontraran trabajo las personas que no lo tienen? ¿Subirá el sueldo de los que están empleados?

La inquietud es normal. Las cifras macroeconómicas, la reducción del déficit público, el aumento del PIB, el IPC, todas han evolucionado hacia mejor, salvo el desempleo que solo lo hace tímidamente y con variaciones estacionales al alza o la baja; por el contrario los salarios sólo han hecho que bajar. Entonces el ciudadano mira con incredibilidad los anuncios de los expertos y, más aún, los del Gobierno u organismos oficiales. Todavía más si la oposición política se empeña en resaltar los problemas económicos frente a los posibles éxitos.

La microeconomía sigue a la macroeconomía, por lo menos en el empleo

La respuesta es que la microeconomía sigue a la macroeconomía. Los efectos en el bolsillo de los ciudadanos van retrasados respecto a las grandes cifras de la economía. Pero al final llegan. Es decir que el desempleo irá descendiendo paulatinamente a partir de ahora. La razón es que la nueva ley de la Reforma Laboral parece que ha roto una rigidez del mercado de trabajo español. Hasta 2012 los expertos calculaban que España necesitaba un crecimiento del 2% del PIB para crear puestos de trabajo. Con la nueva regulación se espera que baste con el 1%. Es decir, que si este año empieza a decrecer el desempleo se habrá cumplido uno de los objetivos del Gobierno.

De hecho a partir de este mes el paro bajará. Pero lo hace todos los años. Es el efecto estacional derivado del turismo, los trabajos agrarios y la construcción animada por el buen tiempo. Si a ese empuje se añadiese el crecimiento de la industria, empujada por la exportación, o el crecimiento de la demanda interna (que ya empieza a despertar) las noticias serían optimistas. Hay que esperar a las estadísticas del Paro Registrado y la EPA (Encuesta de Población Activa) pero los indicios son favorables.

La subida salarial aún tardará  

Por el contrario la subida salarial aún tardará. Hasta mediados del 2015 la demanda de trabajadores no será lo suficiente para que los salarios suban. El mercado de trabajo es como cualquier otro. Mientras haya oferta de trabajadores en paro dispuestos a aceptar salarios bajos con tal de trabajar, las empresas los contratarán con salarios contenidos. Los que están trabajando tampoco presionarán los salarios al alza (incluidos los sindicatos en las empresas) para no poner en peligro esos puestos. El miedo a perder el trabajo, si se está ocupado, o el deseo de encontrarlo, si se está en el paro, serán la causa del retraso de la subida de salarios. Pero tarde o temprano, si el crecimiento sube de manera estable, los salarios subirán.

Si crece el PIB se podrá reducir el tipo del IRPF y eso dará dinero al bolsillo de los españoles

A ello también contribuiría la Reforma Tributaria anunciada por el Gobierno. La esperada reducción de los tipos en el IRPF llevaría consigo la disminución de las retenciones en las nóminas para los salarios bajos y medios. O sea, que entraría un poco más de dinero en los bolsillos de la clase media. Para eso debe crecer el PIB.

El Estado no puede reducir sus ingresos. Por tanto si se baja el porcentaje -el tipo en jerga fiscal- del impuesto tiene que ser porque la cifra de dinero sobre la que se aplica sea mayor. Esta cifra se llama la Base Imponible, es el conjunto de las rentas de los españoles y está relacionada con el PIB. A mayor PIB mayor Base imponible. Por tanto para que la cifra de recaudación sea similar bajando el tipo tributario el PIB tiene que crecer.

En conclusión, es necesario que el PIB crezca. A la pregunta del título de este artículo la respuesta es: a corto plazo más trabajo y a medio y largo más dinero en el bolsillo de los españoles.

J. R. Pin Arboledas. Profesor del IESE. Cátedra de Gobierno y Administración Pública