Menú Portada
Mensaje en una botella

La dentadura de Raphael

Noviembre 28, 2013

Los niños de San Ildefonso nunca imaginaron tener tamaña competencia. Rafael Martos, conocido por todos como Raphael, redondea el anuncio de la Lotería de Navidad de este año canturreando ese la-la-la-la-la la-la… que imita los cua-tro-cien-tos-mil eu-ros. Sí, caballero. Así es, señora. El Gordo pasa este año de 300.000 a 400.000 euros de premio. Aunque realmente  pasa de 300.000 a 320.000 a efectos del agraciado con el número porque el 20 por ciento del premio va a quedárselo Cristóbal Montoro. Ahora sí podemos afirmar que Hacienda somos todos, incluso en el sorteo de Navidad.

Pero no todos tenemos la sonrisa de Raphael. Ni la dentadura de Raphael. Desde pequeños aprendemos que un cuidado permanente de los dientes garantiza unas encías fuertes y una dentadura a prueba de años. Luego, con el paso del tiempo podemos optar por un buen blanqueamiento dental o por una fina dentadura postiza hecha a medida. Cada cual se ocupa de sus dientes como mejor le parece o como mejor le permiten sus ahorros. Pero no hay duda de que Raphael puede presumir de dientes.

Nueve de cada diez dentistas recomiendan la dentadura de Raphael en el anuncio de la Lotería. Esa dentadura no sólo es el reflejo de las ganas de pillar el Gordo de Navidad. También es el reflejo de las ganas de ponerse ciego de turrón sin miedo a la caries y de las ganas de deglutir todo el marisco que se ponga por delante sin miedo a taponar los intersticios dentales. Unos dientes así pueden con todo.

Una estrella fugaz

La dentadura de Raphael tiene vida propia. Puede comprobarse en el momento cumbre del anuncio, el del la-la-la-la-la la-la. En ese instante, los dientes del artista parecen estar a punto de describir una órbita alrededor del cantante de Linares para salir disparados después y tratar de auxiliar a Montserrat Caballé. Porque después del resultado del spot, la imagen que queda de la gran soprano es la de una mujer que necesita ayuda. No sabemos muy bien qué tipo de ayuda, pero alguna ayuda. Aunque sólo sea para aliviar su maltrecha imagen.

Si esta Navidad descubre usted una estrella fugaz en el firmamento, no esté tan seguro de que se trata de una estrella. Puede que sea la dentadura de Raphael, que ha decidido salir volando en estas fechas tan entrañables con ese fulgor extraordinario y con ese castañeteo propio de un artista que sabe imprimir ritmo a todo cuanto hace en esta vida.

Quien sonríe a la vida, como hace Raphael, es capaz de afrontarla con buen humor. Seguro que sonreirá al ver las decenas de parodias que han aparecido en internet sobre el  anuncio de la Lotería de Navidad. Inspiradas en su mayor parte en películas de terror, las parodias reflejan el inquietante resultado del spot. Para encajar la guasa de esos montajes, nada mejor que una sonrisa.

Raphael está acostumbrado a las parodias. De sus 70 años de vida, lleva más de 50 cantando y lleva décadas viendo cómo muchos humoristas le imitan. Los imitadores parodian al artista total que compone en el escenario un estilo arrollador, al cantante que se vacía en los conciertos en medio de la aclamación de un público entregado. Y siempre con una sonrisa. “La risa es el lenguaje del alma”. ¿Quién puede discutírselo a Neruda?

Juan Diego Guerrero es director de Noticias Fin De Semana en Onda Cero

Sígueme en Twitter: @juandiguerrero