Menú Portada
El mayordomo

La chaqueta de Tweed

Abril 18, 2010

Resulta extremadamente preocupante observar como en este país los caballeros no son capaces de arriesgar lo más mínimo en su vestimenta y todos se enfundan en esos aburridos trajes azul marino y grises.

Esta abrumadora uniformidad que acampa por nuestras calles es la mayor motivación que cualquier señor con un mínimo de estilo puede tener para distanciarse de esta soporífera realidad y reivindicar la elegancia masculina.

Esta semana queremos detenernos en una prenda de vestir que puede ayudar a los pocos señores elegantes que todavía quedan en nuestro país a desmarcarse de esta realidad y posicionarse como señores conscientes del significado de la palabra estilo.

Esta prenda no es otra que la chaqueta de Tweed, un modelo de chaqueta de sport que lleva infinidad de años en los roperos de los caballeros ingleses y que en España también ha sido prenda indiscutible en los armarios de los señores que han poseído estilo y gusto.

Su vestimenta

La chaqueta de Tweed es un tipo de blazer cuya vestimenta se sitúa entre el traje y la ropa informal y por lo tanto no se puede considerar una prenda formal. Esto lo tienen bastante claro países como Inglaterra, Estados Unidos y la mayoría de Europa del Sur. Sin embargo, en el centro y norte de Europa la chaqueta de sport está totalmente aceptada como prenda de vestir también en ambientes formales.

El termino Tweed no hace referencia a otra cosa que a un tipo de tejido que cuenta con un tacto similar al felpudo. Éste tejido puede adquirir diferentes formas, texturas y dibujos. En la elección del tejido, aparte de atender a nuestros gustos personales, deberemos tener en cuenta tanto el clima como la mayor o menor formalidad con la que vayamos a vestirla.

La aristocracia británica siempre se ha caracterizado desde el S. XIX por vestir en sus actividades cinegéticas una combinación separada de chaqueta y pantalón. Esto era muestra de poder económico al ser un gasto extra el poseer dos prendas para un sólo uso. El tejido Tweed era su perfecto aliado para sus días de caza, entre otras cosas, por la buena protección que otorgaba frente al frió y la lluvia.

Las chaquetas Tweed más populares

El extenso muestrario que existe hoy de telas Tweed en nuestras mejores sastrerías no hará que nuestra decisión sea nada fácil.

Aunque la elección de las telas Tweed es algo muy personal, expondremos las que consideramos cuentan con los dibujos y texturas más elegantes y son hoy muy utilizadas por los sastres europeos.

El Tweed Harris, a pesar de no ser el mejor modelo para vestir con corbata por su terminación algo rústica, es perfecto para los cada vez más frecuentes días fridays casual.

Los Shepherdís Check y Hounstooth representan los tejidos clásicos por excelencia del Tweed. Pueden adoptar múltiples combinaciones tanto de colores como de tamaños en sus dibujos. Si bien estas chaquetas son más formales que las de tipo Harris, no resulta fácil encontrar complementos con los que combinarla.

Si nuestra intención es usar nuestra chaqueta Tweed con corbata debemos buscar tejidos más cercanos al Donegal o a la espiga. Las chaquetas de tejido Donegal son muy fáciles de combinar con camisas de cuadros Tattersall o con jerséis de cachemir o lana. Por su parte, los tejidos de espiga dan un aspecto de lo más formal a nuestra chaqueta.

Otros dos tejidos ahora muy populares son el Varied Herringbone y el tejido moteado utilizado para confeccionar las chaquetas conocidas como hacking jackets.

Corte de la chaqueta Tweed

En cuanto al corte actual de la chaqueta de Tweed se puede hablar de dos terminaciones atendiendo al país donde haya sido cosida: la británica y la americana.

La chaqueta de Tweed inglesa se caracteriza por contar en su parte frontal con tres botones y otros cuatro en las mangas. Los bolsillos están dispuestos en forma diagonal y sólo contará con una abertura en la parte trasera. No obstante, el no tener hoy como principal finalidad ser vestida para montar a caballo, nos permite añadir dos cortes laterales; algo siempre más elegante.

Por el contrario, la chaqueta de Tweed americana suele llevar sólo dos botones en la parte frontal, puede llevar un corte en la parte trasera o dos en los laterales, los bolsillos no están inclinados y el tejido Tweed es más fino que el británico.

Si somos aficionados a la caza el traje completo de Tweed es una más que recomendable opción. Ofrece una excelente protección frente al frío, al viento y a la lluvia, por lo que es perfecto para ser vestido, aparte de en los hipódromos, también para pasear por el campo o para asistir a barbacoas al aire libre.

Si estamos aburridos de los colores azules y grises, las chaquetas de Tweed introducen un colorido y estilo que además de aportar variedad a nuestro día a día también lo llena de alegría.

Jeeves

elmayordomo@extraconfidencial.com