Menú Portada
El mayordomo

La Chaqueta de Hilera Sencilla vs La Chaqueta de Hilera Cruzada

Marzo 6, 2011

La chaqueta es la prenda del traje que más queda expuesta al exterior. Si bien tristemente cada vez es más frecuente verla descansar en la silla que acompañando al caballero, ésta es la que define la calidad y el estilo final del traje. 

Si en el pantalón hemos acertado con el largo y con una correcta caída limpia sin arrugas, algo no siempre sencillo de no acudir a la sastrería a medida, es el momento de prestar atención a la chaqueta, sus medidas y su tipo de corte. 

Un poco de historia 

Si bien antes de la I Guerra Mundial eran igual de frecuentes los trajes cruzados que los sencillos, terminada ésta y entre los años veinte y treinta la chaqueta cruzada se convierte en la protagonista indiscutible de los armarios de los caballeros. 

Concluida la II Guerra Mundial el uso de la chaqueta cruzada empieza a dejar paso a la chaqueta sencilla como chaqueta preferida por los señores de entonces. Esto es debido por un lado a su mayor comodidad y por otro al cambio de las costumbres de los caballeros en sus quehaceres diarios. Los caballeros pasan entonces de estar la mayoría de su tiempo en la calle haciendo sus tareas a realizarlas en un despacho u oficina. La chaqueta de hilera sencilla les permitía entonces desprenderse de ella, algo prohibido de decantarse por la cruzada, lo que poco a poco hizo que dejaran de lado la chaqueta cruzada. 

Desde los años cincuenta, la primacía del traje de hilera sencilla sobre el cruzado ha sido la tónica general. No obstante, siempre ha habido periodos donde el traje cruzado ha regresado con más o menos fuerza. Este fue el caso de los años ochenta y también, como se puede observar en los ambientes donde los caballeros más cuidan su aspecto, una realidad bien presente hoy en día. 

La chaqueta de hilera sencilla 

La chaqueta de hilera sencilla la podemos encontrar de un botón, de dos, de tres o de tres falsos botones. El resto de alternativas posibles no dejan de ser modas pasajeras y que están lejos de cualquier elegancia o estilo. 

Las chaquetas de un botón favorecen en gran medida a los caballeros de reducida estatura. Igualmente, son una opción muy recomendable de vestir acompañando a un conjunto donde la chaqueta y el pantalón sean dos prendas independientes. 

Las chaquetas de un botón quedan francamente elegantes de contar con la botonadura rematada en color oro o plata. Estos tipos de botones son perfectos para grabar el escudo de familia o de ese club al que se pudiera pertenecer. 

Las chaquetas de dos botones son hoy por hoy las más populares. Su tipo de corte favorece a los señores tanto de contenida estatura como a los que cuentan con una fisionomía estándar. A pesar de ser algo obvio, hay que recordar que en este tipo de chaquetas sólo se abotona el botón superior. 

Las chaquetas de tres botones estándar son una buena opción para los caballeros de gran estatura al obligar a la vista a tropezarse con varios objetos y consecuentemente estrechar el torso de ese señor de gran altura. No obstante, quitando esta excepción, las chaquetas de tres botones suelen recargar en exceso el frontal de la chaqueta y sus solapas se cerrarán en la parte superior del torso dejando visible poca parte de la camisa y de la corbata. De optar por este tipo de chaqueta nosotros recomendamos abotonar sólo el botón central y no los dos superiores como resulta lo más frecuente. 

Hay otro tipo de chaqueta conocido en España como de tres falsos botones e internacionalmente como roll through que es de gran elegancia y suele beneficiar a casi todos los tipos de físicos. 

Este tipo de chaquetas si bien sigue contando con tres botones, el superior es meramente de adorno y no se ha cosido pensando ser usado. El corte de estas chaquetas hace que sus solapas se alarguen y se unan más abajo que en las típicas chaquetas de tres botones lo que finalmente estiliza la figura. 

Si bien en las chaquetas de hilera sencilla normalmente las solapas terminan en forma recta esto no siempre ha sido así. Aunque para entender el por qué de un tipo de solapa u otra sería necesario otro capítulo, indicar que de ver una chaqueta de hilera sencilla con sus solapas terminadas en forma de pico no se debería pensar que el caballero que la viste ha errado en su elección. Por el contrario, no sería de extrañar que ese señor sea un entendido en la vestimenta masculina y haya escogido dicha terminación de manera intencionada. 

La chaqueta cruzada 

Básicamente existen dos tipos de chaquetas cruzadas. Por un lado encontramos la chaqueta cruzada conocida popularmente como chaqueta Kent, en honor al Príncipe Jorge, Duque de Kent. Esta chaqueta se distingue por ser del tipo 4×2, es decir, por contar con cuatro botones en su frontal los cuales sólo se abotonaban dos. Este tipo de chaquetas favorece mucho a los caballeros de reducida estatura aunque por su particular corte siempre tendrá cabida en el armario de un caballero estiloso. 

La otra chaqueta cruzada a la que nos referimos es la conocida internacionalmente como “Copa Martini”, por imitar la silueta que forman sus botones a la típica copa de Martini. Esta chaqueta es del tipo 6×2 por abotonarse dos de los seis botones con los que ésta cuenta. Su vestimenta es particularmente recomendable en los señores tanto altos como estándar. Igualmente, los señores con un físico musculado encontrarán en esta chaqueta su mejor aliado. 

Tanto en las chaquetas 4×2 como en las 6×2, las solapas terminan en forma puntiaguda y llevan un ojal en cada una de éstas con el objetivo de guardar la máxima simetría posible entre el lado derecho y el izquierdo. 

Debido a que no admite ser desabotonada bajo ninguna circunstancia, dos aberturas traseras resultan obligadas para permitir una cierta comodidad a la hora de sentarse. No obstante, no profundizaremos en este punto ya que el tema de las aberturas traseras así como el de los tipos de solapas requiere un capítulo aparte. 

Sin embargo, sí queremos apuntar que hoy la chaqueta cruzada representa la máxima expresión de la elegancia masculina y está muy por delante de las de hilera sencilla. Sin embargo, no por ello las chaquetas de dos y las de tres falsos botones dejan de ser una opción acertada.

Jeeves

elmayordomo@extraconfidencial.com 

Síguenos en http://www.facebook.com/home.php#!/profile.php?id=100001919406282