Menú Portada
Mensaje en una botella

La casta era esto, Pablo Iglesias

Diciembre 3, 2014

La entonación de Joaquín Reyes cuando parodia a sus personajes en El Intermedio de La Sexta es ya tan popular, que sólo hace falta pensar en ella y te sale sola al decir: ¡Pablo Iglesiaaas! Bien pensado. A lo que vamos. Hola, soy Pablo Iglesias y ya me cuesta ir al Alcampo a comprarme camisas porque no doy abasto haciéndome fotos con el pueblo, ese pueblo que me votó en mayo de este año y que volverá a votarme en noviembre del año que viene. Pero, ¿por qué digo quién soy? ¿Por qué me presento, si todo el mundo me conoce? Everybody is talking… y está talking de mí, por supuesto. Aún así, me presentaré. Por si acaso.

Hola, amigos. Soy Pablo Iglesias y he venido a este mundo a salvaros de la casta, esa lacra política que se dedica a sacaros los cuartos para metérselos en el bolsillo y vivir la vida loca a vuestra costa. Pero eso se acabó. Aquí se ha terminado ya eso de pillar el dinero by the face y llevárselo calentito. Podemos, que es mi partido y que sólo existe porque yo lo he creado, va a limpiar este país de corrupción. Nosotros somos la escoba que necesita Espññña para quedar limpia de chorizos.

“Si yo tuviera una escoba, / si yo tuviera una escoba, / si yo tuviera una escoba, / cuántas cosas barrería”. Y cuánta razón tenían Los Sirex, un grupo al que yo conozco de oídas porque soy muy joven y ni siquiera había nacido cuando salió el disco. Sí, amigos, Podemos es la escoba que va a barrer la suciedad de nuestra Democracia. Tranquilos, que aquí hay escoba para rato. Sólo necesitamos que nos votéis. Y eso ya no lo duda nadie. Hace mucho tiempo que estamos trabajando en ello. ¿Estamos trabajando en ello? ¿Eso no lo dijo el del bigote? Pues entonces, corrijo. Hace mucho tiempo que estamos laborando acerca de esto. Mejor así, que luego puede darme por hablar catalán en la intimidad y yo no paso del bon dia, bona tarda, bona nit.

Qué pelazo tengo

Amigos, tengo que advertiros de algo. Los de la casta vendrán a contar mentiras sobre nosotros y procurarán que esas mentiras parezcan verdades. Incluso los periódicos publicarán que mis colaboradores y yo mismo hacemos chanchullos para beneficiarnos. Nos acusarán de trincar el dinero de la Universidad de Málaga sin haber ido a Málaga a trabajar. No hagáis caso. Son los embustes de la casta. Ya no saben cómo haceros creer que somos como ellos. Total, sólo porque Íñigo cobra de la universidad sin aparecer por clase. ¿Qué pasa, que los eurodiputados dejamos de cobrar por no ir al parlamento todos los lunes, todos los viernes y todos los días en los que no hay plenos porque estamos de vacaciones? Pues no. Cobramos igual, aunque no vayamos. ¿Por qué? Pues porque nosotros lo valemos. ¡Mira qué pelazo tengo, que parezco Ana Pastooor!

Bueno, mejor no hablo de Ana Pastor. Que el otro día casi me da p’al pelo, menos mal que tengo una mata… ¡qué pelazo tengo! Menudas preguntitas me hizo la tía. ¡Copón! Afortunadamente aprendí la lección y ahora sólo concedo entrevistas de una pregunta… y que la pregunta sea previamente pactada. Pero cuidadín con pensar que todo lo que estoy contando os recuerda a los políticos de la casta. ¡No! La casta son ellos. Yo soy ¡Pablo Iglesiaaas! Soy como “un perro muy ligero, con la cabeza pequeña, el hocico puntiagudo, las orejas delgadas y colgantes, el cuerpo delgado y el cuello y las patas largas”.

¡Un momento! ¿No es ésa la definición de galgo? Esperen, que voy al Diccionario de la Real Academia Española a buscarlo. ¡Oh, no! ¡Maldición! La definición de galgo empieza así: “Casta de perro muy ligero…” ¡Casta! ¡No, por favor, no! La casta era esto, Pablo Iglesias. Y yo, sin saberlo. De casta le viene al galgo.

Juan Diego Guerrero es director de Noticias Fin De Semana en Onda Cero

Sígueme en Twitter: @juandiguerrero