Menú Portada
A renglón seguido

La caja “B” del PP y el KGB del PC

Julio 6, 2015

Luis “el Cabrón” ha disparado contra los suyos en una extraña maniobra de fuego amigo, y ha calibrado su estrategia en función de la magnitud del calibre del problema en el que está sumido, atrincherándose en su experiencia y volumen documental, utilizando una potente munición en su escrito de defensa, que deberá desarrollar y probar durante el transcurso del juicio oral.

Desde mil novecientos ochenta y dos –época de Alianza Popular– el partido del gobierno era receptor de una alambicada financiación paralela, urdida por y para listos no para lelos, siendo “plenos conocedores” del origen y destino de las donaciones al menos tres de los pilares de su tierra en Génova –“la triple M” (Manuel, María y Mariano)-: Fraga, Aznar y Rajoy. Todo esto aderezado posteriormente con la salsa de los sobres…sueldos a partir de los noventa.

No obstante, en las filas del partido tanga –similitud con el logo de la gaviota- no parece que cunda el pánico, a juzgar por declaraciones del tipo: “La contabilidad es de ” (Rafael Hernando); o las del novogeneracionista Pablo Casado aclarando que el senador dieciochomesino (tiempo que anduvo el penitenciado en su soteña “segunda residencia”) está empleando la táctica del calamar: expulsar su tinta, para ennegrecer los blancos cuellos de sus encamisados, y debilitar sus pescuezos, a los que, de momento, parece que les esté llegando el agua turbia.

Gaviótica pasta gansa

En el contenido del escrito de defensa descubrimos que la labor del encausado, en el diario proceder, era la de “redactor jefe”, encargado de transcribir las cifras y letras identificativas de las diversas entradas y salidas; pero no del personal, sino de la gaviótica pasta gansa del nido de su sede central. Todo esto en calidad de minucioso y laborioso “amanuense”, al abrigo de su hábito en el convento del partido que practicaba aquellos hábitos.

Marianico “el corto”… de pelo en la coronilla no gana para disgustos; a pesar del gustirrinín que le da hablar del descenso del desempleo dando por bien empleadas sus medidas. Sumado a lo anterior resta por decir, que en medio de la recién –aunque todo acabe en noventa y nueve- estrenada temporada de rebajas nos ha regalado un traje; eso sí, a la medida de sus posibilidades, no importa si tienes o no posibles. Nos hemos convertido sin darnos cuenta, mientras hacemos cuentas para salir del desastre, en sastres, ya que a partir del uno de Julio dispondremos de más tela, que uniremos de un planchazo a la que veníamos cortando en nuestras arrugadas economías.

Extremos se juntan

Este pequeño milagro se debe al corte de retenciones del líquido en nómina en un uno por ciento, lo que conllevará la confección de nuevos bolsillos, más amplios, donde depositar esta exigua accesoria “paga de Julio”. ¡Toda una salvajada!; ¡Para que luego digan! Lo que no se divulga con tanto trompeteo es: la disminución en la protección por desempleo, que va in crescendo; pero para abajo, dando cobijo bajo el paraguas de la cobertura de prestaciones al 54.46% de los cuatro millones y pico de los conunamanodelanteyotradetrás con poca fortuna laboral.

Según el poco relevante gallego Brey, sus políticas económicas son las acertadas y la zurdas las erradas, pero al final va a resultar que los extremos se juntan, dado que la derecha y la izquierda guardaban, sin saberlo, cierta similitud: La caja “B” del PP y el KGB del PC

Paco de Domingo