Menú Portada
Otras opiniones

La “Bullabesa” autonómica del PSOE

Enero 19, 2011

Se veía venir. No hacía falta más que la llegada con toda contundencia de una crisis económica como la que ahora azota a nuestro país para que la razón de ser, o al menos la actual concepción de nuestro Estado de las Autonomías, comenzara a ponerse en cuestión. Y es que España, a diferencia de otros países de la Unión Europea, sostiene un modelo territorial que nos sitúa en clara desventaja con los países de nuestro entorno a la hora de sofocar el descontrol del gasto público y, en multitud de casos, la duplicidad y solapamiento de administraciones.

En Agosto de 2003, con Rodriguez Zapatero todavía flamante nuevo secretario general del partido socialista y cuando pocos daban un duro por sus posibilidades de llegada a la Moncloa en los comicios generales del siguiente año, ésta formación política reunió en Santillana del Mar a sus máximos responsables orgánicos a nivel territorial, presidentes autonómicos incluidos, bajo la tutela del entonces secretario de Organización, José Blanco, y del de Desarrollo Autonómico, Juan Fernando López Aguilar. Pues bien, de esa cumbre, que marcó un “antes y un después”, se cocinó una “Bullabesa” que marcaría la posición del PSOE en su concepción territorial del Estado.
El término “Bullabesa” fue acuñado por algún dirigente socialista a la hora de mostrar un plato bien cocinado y, como todos los guisos o sopas, integrado por una notable cantidad de distintos elementos plurales o ingredientes. Lo que nadie llegó a plantearse por entonces en el actual partido del Gobierno es que las “Bullabesas” son relativamente fáciles de cocinar y elaborar, pero lo que se presenta como especialmente difícil es deshacerlas, o si prefieren “deconstruirlas”; eso es imposible hasta para el bueno y genial de Ferrán Adrià.

Unos ingredientes muy afianzados
Los ingredientes eran la reforma del Senado -esto recurrente como siempre-, la reforma de Estatutos de Autonomía -muy cercano en el tiempo estuvo aquélla frase de “Zp” en presencia de Maragall a propósito del Estatut catalán: se aprobaría tal como saliese del Parlament-; también salió la propuesta de incremento de las Comunidades Autónomas en las instituciones europeas, algo de lo que varios Gobiernos autónomos tomaron muy buena nota a la hora de hacer proliferar “sus” Embajadas en la UE y, por último, se incorporó la ampliación de competencias para los gobiernos regionales en detrimento del Estado.

Pues con ese famoso plato que se incorporó además al programa electoral socialista, hemos caminado en tiempos de bonanza, hasta que la situación extrema y el dedo de la UE y de numerosos organismos internacionales han indicado que España tiene un verdadero y auténtico problema añadido con el descontrol del gasto en las Comunidades Autónomas. Y ahora es cuando muchos, no sólo en el Partido Popular sino en el partido del Gobierno, se plantean la necesidad de “deconstruir” la “Bullabesa” y como eso ya no es posible, la única solución pasa por extraerle algunos “tropezones”.

A saber: Rajoy ya prepara con el PP  la propuesta para que, previo pacto con los Gobiernos regionales, éstos reduzcan o renuncien de forma voluntaria a algunas de sus competencias, lo que eufemísticamente se ha denominado desde el Partido Popular la “simplificación, racionalización y mancomunidad de competencias“; algo que todavía no nos han puesto en negro sobre blanco y que se corresponde más con la indicativa frase de un dirigente de Génova 13: “habrá que hacer lo que sea por consenso porque todo el mundo sabe en lío en el que nos hemos metido“.

El “Santillana 2” del PSOE en Sevilla
Y desde el PSOE tratan también de “deconstruir” a su manera: de entrada amenazando con la limitación a la emisión de deuda en Cataluña o, como apuntaba Rodriguez Zapatero en el Financial Times o este miércoles en los pasillos del Senado, no atentando contra un modelo autonómico que insisten sigue siendo viable, pero sí estableciendo un estrecho control de su gasto con la espada de Damocles de la intervención de papá Estado. Tampoco nada sustancial en negro sobre blanco.

Y es que al lío de la “Bullabesa” multiplural se suma la cercanía de unos comicios municipales y autonómicos en los que nadie quiere ni oír hablar de poner en cuestión el sistema, por lo que a unos y otros en cada región les va en ello. Algo sí sabremos sobre las intenciones de los “cocineros” de Santillana del Mar muy pronto. La próxima semana el PSOE se ha montado su particular “Santillana 2” en Sevilla.


Julián Cabrera es Director de los Servicios Informativos de Onda Cero