Menú Portada
Mensaje en una botella

La boda de Guillermo y Kate no es real

Abril 28, 2011
pq__juan-diego.jpg

No estoy seguro de que la boda de Guillermo y Kate sea real. Si lo imaginario es aquello “que solo existe en la imaginación”, no tengo duda de que el enlace es altamente imaginario. Pocos o ninguno de los habitantes del planeta irán a bodas como ésta. Con toda seguridad. Ninguno de los terrícolas se casará como van a casarse los dos novios ingleses. Tal vez haya algunos que se den un aire en función de la pasta</strong> que tengan, pero no se casarán como los futuros Reyes de Inglaterra.

Es curioso cómo el ruido que desata el hambre en muchos estómagos es casi tan ensordecedor como el ruido de los aplausos al paso de la comitiva de la boda real. La crisis económica que nos devora sabe respetar las bodas de postín para no quedar mal con quienes pueden pagarse una boda que no está al alcance de todos.

Un final con beso

La Familia Real Británica anuncia que costeará la ceremonia “con una participación privada de los Middleton”. O sea, que también apoquinan Los padres de ella. Esto me recuerda la película en la que Robert de Niro encarna al padre de ella y Ben Stiller hace del novio que va a birlarle a la niña de sus ojos. Pero imagino que cualquier parecido con la realidad sería aquí una coincidencia políticamente incorrecta.

Esta boda es un cuento de hadas para tiempos de decadencia. Es el desenlace de una película que comenzó cuando Guillermo de Gales y Kate Middleton se conocieron, que atravesó su momento más difícil cuando se separaron y que ahora tiene su final feliz con la boda. Un final con beso. ¿Acaso puede haber mejor desenlace para una película romántica?

La vida es sueño

La boda atraerá la atención mundial este viernes. Y luego, ¿qué? Pues luego, ricos y pobres volverán a lo suyo. Luego todo el mundo volverá a su vida normal y a seguir fichando en la oficina. Afortunados los que puedan hacerlo porque en España hay más de cuatro millones que ni siquiera podrán fichar en la ofi.

Nadie lo explica mejor que Calderón de la Barca:

Sueña el rico en su riqueza,

que más cuidados le ofrece.

Sueña el pobre que padece

su miseria y su pobreza


…¿Qué es la vida? Un frenesí.

¿Qué es la vida? Una ilusión,

una sombra, una ficción

y el mayor bien es pequeño;

que toda la vida es sueño,

y los sueños, sueños son”.


La boda de Guillermo y Kate no es real. La boda es un sueño y los novios son como Antonio Resines y Belén Rueda en Los Serrano.

 

Juan Diego Guerrero es director de Noticias Fin De Semana en Onda Cero

jdguerrero@extraconfidencial.com