Menú Portada
Atando cabos

La bisoñez de Cayo

Junio 30, 2013

En los últimos días hemos asistido a una nueva vuelta de tuerca impulsada desde el Gobierno de la Generalitat en su peligrosa, y puede que sin retorno, deriva soberanista e independentista en Cataluña. Y no me refiero al lamentable espectáculo de un concierto por la independencia en un estadio de fútbol de un club histórico cuyo papel como símbolo político supera ya al deportivo. Qué triste pensar, por ejemplo, en todos esos culés de Andalucía, Extremadura, León, Valencia, Galicia o Madrid. Ser barcelonista sin ser catalán pro-independentista es, cada día, ser un poco menos barcelonista.

Pero a lo que íbamos. El Ejecutivo que preside Artur Mas se vistió la pasada semana de punta en blanco y presentó su llamado pacto por el derecho a decidir”. Hasta ahí nada nuevo, porque ni siquiera los sondeos que ya sitúan a ERC por encima de CiU por su condición de original frente a la placa más borrosa parecen hacer reaccionar a Mas y su entorno. Lo realmente preocupante pasa por la actitud de otras formaciones. Y aquí la izquierda, sobre todo una parte importante de la izquierda nacional que encarna la IU de Cayo Lara, tiene una más que destacable cuota de responsabilidad no exenta de oportunismo político, absurdo, y que le llevará al desastre.

Al militante de IU del resto de España no le gustan las milongas del independentismo

Es cierto que por su lado, el PSC de Pere Navarro, que siempre se nutrió en las urnas de voto obrero inmigrante, está pagando, y muy caros, sus guiños a la corriente identitaria e independentista, pero contemplar además al líder comunista español firmando manifiestos por el derecho a la autodeterminación de Cataluña sólo añade incertidumbres y palos en la rueda. Cayo Lara parece empeñado en que las elecciones al Parlamento Europeo escenifiquen lo más parecido a un “sorpaso” con el PSOE, algo similar a lo acaecido en Grecia con Alexis Tsipras, cuya formación, Syriza, acabó mojándole la oreja al histórico PASOK, pero ojo con el precio.

Al militante de izquierda del resto de España no le gustan las milongas. El discurso político del Partido Comunista, o de la izquierda plural, como prefieren definirse ahora, nada tiene que ver con ensoñaciones de independencia que nunca en la historia han apoyado, La libertad, los derechos sociales, la igualdad, lo público, todos los principios que defienden nada tienen que ver con Diadas o Esteladas. Eso es otra cosa, y patrimonio de otros. Para la izquierda que coquetea con el independentismo sería bueno recordar, por ejemplo, que el PSC ha pasado del millón doscientos mil votos del año 99 a la mitad en la actualidad. A ver si se centran.

Juan de Dios Colmenero es Redactor Jefe de Nacional de Onda Cero Radio