Menú Portada
A renglón seguido

La “B” de Bárcenas

Enero 26, 2015

Estamos rodeados de una colección de nombres de pila que por sí mismos no despiertan curiosidad alguna de entre los sueños del santoral; excepto que se hagan acompañar del correspondiente apellido. Es entonces cuando se potencian exponencialmente y ganan en atractivo en general y demás escalafones militares.

Este es el caso del extesorero en excedencia del Partido Popular, cuyo nombre de familia, Bárcenas, circula por todos los foros y mentideros de nuestro país para incomodidad y desasosiego de algunos. Apenas si ha salido de su particular residencia Soto del Real y ya ha comenzado a revolucionar los círculos de informadores con una tranquilidad y contundencia pasmosas.

Justo en coincidencia con la Convención del P.P. “Luis, sé fuerte” ha comenzado a poner el ventilador de “sus” verdades incriminando claramente al delfín de Aznar, a la sazón Presidente del Gobierno, señalándole como uno de los receptores de los famosos sobres; ya cuando ministro, ya cuando Canciller. El urdidor de este entramado llamada contabilidad “B” sería el ex tesorero y desimputado Naseiro. El servicio de transporte a domicilio – anterior a Don Luis– con billetes solo de ida le habría correspondido al también ex tesorero Lapuerta.

A todo esto, desde el partido del Gobierno le restan importancia alguna refiriéndose a: “esas cosas”, “esas personas”, “esas cuestiones por las que usted me pregunta”… dentro del discurso de inconcreciones en el que se mueven desde hace tiempo. Entretanto, el ciudadano Bárcenas manifiesta que se ha sentido “desigual entre los iguales”; quizá pretenda referirse a otros imputados, sospechosos e indiciados por la presunta comisión de delitos varios que gozan aún de plena libertad: familia PuyolFerrusola, familia UrdangarínBorbón, Blesa, Rato… y demás homúnculos de la high society perseguidos por la justicia.

El exinquilino del establecimiento penitenciario dice haber dormido bien en su primera noche de libertad, sin tener que recurrir a la farmacia para conciliar el reparador sueño. A partir de ahora, además de chirriantes anotaciones contables, edad, D.N.I. y PINes diversos, incorporará a su listado mental los 574 días de reclusión. Asimismo llevará tatuada en su pensamiento esta inigualable experiencia de la eufemística figura de la privación de libertad.

Conciencias inmunizadas frente a las inmundicias

Manifiesta que no piensa “devolver el dinero” porque es fruto de años de su “actividad profesional”, y que su primera cuenta en Suiza la abrió en 1989. Resulta llamativo que cuando el éxodo de la emigración nacional al país de los relojes, el dinero allí sudado venía higienizado a nuestro país de la mano de sus sufridos dueños o a través del tradicional giro postal, pero al climatizado y perfumado capital de dudosa procedencia conseguido en este país se le vuelve los pies huéspedes y sale pitando hacia las generosas ubres de la banca de las vacas con manchas violeta.

Hemos aprendido a convivir, incluso Hacienda con sus “cristobaleras” amnistías, con el enriquecimiento ilícito, y urge limpiar las fosas sépticas de la contabilidad de algunos partidos y empresas –desprende una profunda hediondez-, que en ocasiones son destapadas por las fétidas bombas informativas. Las conciencias de ciertos políticos y miembros de partidos parecen inmunizadas frente a las inmundicias, llegando a convertir sus sedes en un cenagal de sospechas.

No obstante, el pueblo es: soberano, veterano y fundador de la democracia y con capacidad de excretarlos; la respuesta, como siempre, ante las urnas. ¡Virgencita virgencita… que no me quede como estoy!

Paco de Domingo