Menú Portada
El mayordomo

José Mourinho vs Josep Guardiola

Marzo 27, 2011

Sin ser ninguno un gran ejemplo a seguir sí hay detalles interesantes en la manera de vestir de uno y otro que bien merecen un análisis


Si el mes pasado inaugurábamos nuestra sección de comparativas con el “encuentro” entre el H.R.H. Príncipe Carlos y el S.A.R. Príncipe Felipe, con una clara victoria del primero, este mes continuamos con otro partido no menos interesante: el que enfrenta al entrenador del Real Madrid, el Sr. Mouriño con su homólogo del FC. Barcelona, el Sr. Guardiola. 

Nuevamente, no entraremos tampoco en esta ocasión a analizar ni su desempeño profesional ni la manera de ser y actuar de cada uno de ellos. Por el contrario, dejaremos que sean los analistas deportivos los que juzguen el cometido de cada uno como responsables últimos del juego de sus respectivos equipos. 

Como se apuntaba en la comparativa del Príncipe Felipe y del Príncipe Carlos, el físico es de vital importancia para sacar un mayor partido a cada conjunto. Pero como también pudimos comprobar en aquella comparativa, hay casos donde una persona de físico no muy favorecedor es capaz, escogiendo correctamente su atuendo, de desbancar a otro caballero de porte mucho más agraciado. 

Sin embargo, el escenario del partido de esta semana es bien diferente. Por un lado encontramos a un Pep Guardiola cuyo físico todavía muestra signos claros de su larga carrera como profesional del balón y con una forma de vestir muy definida y, por otro, a un José Mourinho nada preocupado ni por su aspecto físico ni por su manera de vestir. 

Si diferente es la forma de entender el futbol de cada uno de ellos, antagónica es su manera de vestir. Una de las grandes diferencias entre uno y otro es que Guardiola tiene definida su manera de vestir y su concepto de elegancia mientras que Mourinho puede un día aparecer de traje en una rueda de prensa, otro hacerlo con un atuendo deportivo y otro con un conjunto de sport. 

Si les preguntáramos a ustedes que intentaran evocar a Pep Guardiola fuera de un terreno de juego seguro que a la mayoría les viene a la cabeza un señor acompañado de un traje oscuro mientras que las respuestas a la misma pregunta pero como sujeto protagonista José Mourinho serían seguramente de lo más dispares. 

Si bien, definitivamente, ninguno de ellos pasará a los anales de la historia por su cuidada manera de vestir, algo que con seguridad tampoco es su objetivo, también es cierto que Guardiola gana, y por mucho, a Mourinho cuando de vestir con un mínimo de elegancia se trata. 

Guardiola es consciente de que es un personaje público y que no solo sus declaraciones y su manera de actuar sino también su forma de vestir repercute tanto en su persona como en el club al que representa. 

Tan malo es hacer una declaración fuera de lugar que aparecer en una rueda de prensa que será seguida en todo el planeta con un aspecto descuidado. Al final detrás de cada entrenador, CEO, cantante, etc está el equipo, la empresa o el grupo de música y la imagen es finalmente algo que excede al individuo en cuestión, haciéndose extensivo al conjunto de las personas que trabajan con él. 

Ambos visten trajes de confección tanto en su actividad profesional como en su vida privada y eso se nota en el corte de las prendas independientemente del interés de Pedro del Hierro o de Dsquared por conseguir una buena hechura para sus entrenadores. Aunque no terminamos de ver elegancia alguna en los trajes negros, este color favorece la tez y el pelo oscuro de Guardiola. Mourinho, por el contrario, se decanta por trajes grises cuyo color le favorece al ser su pelo blanco y su rostro de tonalidad clara. 

El corte del traje de Guardiola es más moderno y más acorde tanto con su edad como a su físico mientras que el de Mourinho es más tradicional y en consonancia con sus cuarenta y ocho años. No obstante, en ninguno de los dos casos podemos poner como ejemplo de una correcta hechura el resultado conseguido con estos trajes. 

Pep Guardiola hace acompañar a su conjunto de detalles y complementos interesantes. Aunque el chaleco o jersey de pico con que acompaña en muchas ocasiones su traje no nos parece el más acertado, es verdad que le aporta un toque de estilo a su conjunto. Igualmente, el pañuelo blanco con el que adorna su chaqueta, además de combinar muy bien con sus trajes oscuros y sus camisas blancas, le sitúan en un nivel superior no solo al de Mourinho sino también al de la mayoría de sus compañeros de profesión. 

Ambos entrenadores se decantan por sujetar sus pantalones con cinturón. Aunque ninguno de los dos consigue su objetivo, terminando ambos en la mayoría de las veces arrastrando sus pantalones, al menos el cinturón de Guardiola no exhibe una hebilla de acero de desproporcionadas medidas y de cuestionable elegancia como de la que se vale Mourinho para intentar mantener sus pantalones en su sitio. 

Ninguno de los dos parece tener muy claro lo que es un nudo de corbata. En el caso del madrileño por escoger unos maxi nudos bastos y carentes de forma definida y en el caso del azulgrana por desconocer que los nudos de corbata deben estar en contacto con el botón que cierra el cuello y no colgando a mitad de la camisa. Cuando uno carece de las nociones básicas de la correcta vestimenta de una prenda lo mejor es no llevarla. Nadie exigiría a un entrenador de futbol que vistiera de traje en el banquillo; pero si lo hace, que lo haga bien. 

Todos entenderíamos que un entrenador de futbol vistiera zapatillas de deporte pero si se decanta por vestir de traje debería hacerlo acompañar de unos zapatos decentes y no de algo que, como en el caso particular de Mourinho, está a medio camino entre unas zapatillas de deporte y unas pantuflas de estar por casa. 

Aunque el resultado del encuentro refleja un contundente 3-1 a favor del azulgrana, de cuidar mínimamente su aspecto, José Mourinho podría, sin mucha dificultad, hacerle frente al menos fuera de los terrenos de juego.

Jeeves
elmayordomo@extraconfidencial.com  

Síguenos en http://www.facebook.com/home.php#!/profile.php?id=100001919406282