Menú Portada
Atando cabos

José Manuel… manchado

Septiembre 13, 2016
soria

En ocasiones nos topamos con cierto de tipo de metonimias que van calando en el permeable acervo, y acaban por fijarse en el costumbrismo de la ciudadanía de forma temporal o permanente. Este año, el principal patrocinador oficial de la temporada regular de fútbol española en Primera División (La Liga) es una entidad bancaria, cuya razón social coincide con el topónimo de una ciudad capital de provincia: Santander, lo que es publicidad gratuita, no nuciente, para la urbe costeña.

Pero cuando el tropo se asocia a alguna figura que arrastra mala prensa por su deteriorada imagen, flaco favor le puede hacer al punto geográfico o a la marca. Este el caso del ex-ministro Soria, quien no para de deteriorar el buen nombre de la ciudad castellano-leonesa, dado que el suyo (apellido) va ligado –´papeles de Panamá´- a la falacia: “Te estoy mintiendo soriamenti, pero no sé cómo te lo voy a decir”.

El afortunado canario acabó por cantar, teniendo que salir de la jaula del Ministerio por la portezuela de atrás, desde la que ya se atisbaba las babilónicas giratorias del Banco Mundial. José Manuel ha machado de nuevo su estilizada figura, de forma activa, habiendo aceptado inicialmente la propuesta para el cargo, y pasivamente al ser propuesto de primeras por terceros para el mismo debilitando la marca España.

La mujer del Cesar….

La última semana hemos andado a vueltas con dos tipos de vueltas: la vuelta al “cole” y el final de la Vuelta ciclista a España, a las que se ha unido la cantidad de vueltas que se le está dando al asunto del Sr. Soria, cuyo nombre no deja de ir de acá para allá sirviendo de colutorio para numerosas bocas, especialmente aquéllas que no se cansan de salir en su defensa; como el gaznate de su partido.

El que tuviera a su cargo la pesada cartera de Industria, Energía y Turismo, aspiraba a ocupar el puesto de Director ejecutivo en el B.M., pero ha declinado –no sólo el mea culpa, en términos lingüísticos,- presentarse como pretendiente para cortejar a la comisión de la institución internacional. Iba a ganar (libres de impuestos), a la “panameña”, dieciocho mil euros netos al mes; así, a lo bruto, durante dos años. El equivalente a casi un salario mínimo/mes de seiscientos euros al día; limpios de polvo y paja –interpretaciones de índole sexual al margen-. Claro que… frente a los cuatrocientos ochenta mil euros/año que le adjudicó Rato a su ex-cuñado: asesor de la rescatada Bankia dirigida por D. Rodrigo

El isleño es Técnico Comercial del Estado desde hace unos treinta años, de los cuales ha dedicado ¡sólo cinco! al ejercicio de su profesión y el resto a su principal ¿trabajo?: la política. Ahora que las papas arrugadas intentan entrar en la UNESCO por la puerta grande, el único que parece hacer frente a esta patata caliente es el señor de Guindos: el mentor del mentidor.

Don Luis tendrá que, como la mujer del César, serlo –explicador-, y comparecer…lo.

Paco de Domingo