Menú Portada
A renglón seguido

Jonás y la ballena

Enero 26, 2016
sanchez iglesias

Corren tiempos relativamente convulsos hasta para las Sagradas  Escrituras. Hasta ahora conocíamos que Jonás había salvado el pellejo después del “acogedor alojamiento” en la caverna ventral del bíblico cetáceo.

Pues bien, el mundo del revés: en los Estados Unidos de <norteamérica del norte> la figura del profeta ha resucitado en forma de tormenta atormentando de forma tormentosa el normal desarrollo de las vidas de los ciudadanos de la costa Este cargando sus tejados y calles con un manto de 100% algodón. Lástima que no se haya depositado sólo sobre las pistas deportivas, y haya perturbado la convivencia cotidiana de los lugareños.

El intruso de Nínive también decidió visitar a los vecinos habaneros levantando las faldas marinas del Caribe para deleite de los antillanos. Tampoco se han librado de la sábana blanca los amarillos catayanos –decorando los fastos de su Nuevo Año- y nipones, si bien la comunidad científica no se ha inclinado por el bautismo nominativo del fenómeno atmosférico del lejano Oriente. También se sumó a la fiesta el estado de Alaska con un seísmo de importante magnitud.

Y nosotros gozando de falsa calma en el inestable y revuelto tiempo político reflejados en los partes meteorológicos salidos de los sismógrafos de Ferraz y Génova así como en los del “coleta” Turrión –a diferencia de los entrenadores en el balompié sí se ha comido el turrón- y del nudista Rivera, quienes no terminan de aclarar el horizonte de la disputada investidura. Tiene que haber un elemento aglutinador: el de las cesiones en determinadas pretensiones y el aparcamiento de las llamadas líneas rojas.

Tacticista frente al tic-tac

A Rajoy se le acusa de “tac ti cis ta” frente al “tic” “tac” con su paso atrás ante el vértigo de no prosperar su repetición en el cargo. A Sánchez se le advierte de los riesgos de poder pactar con Podemos para alcanzar el poder, ya que podría salirle caro. Puede. Pablo el “eclesiástico” aguarda una llamada del socialista Pedro, y Ciudadanos intenta arbitrar este partido de partidos a brazo partido. El resto de agrupaciones de izquierdas con representación parlamentaria permanecen agazapadas en la madriguera de expectativas ante un posible acuerdo multicolor en la paleta de las mayorías.

Como un verso suelto el prosaico “De De De” De Guindos nos avanza que los arquitectos de la economía europea ven con más preocupación la posible llegada al edificio de la Moncloa de Podemos que el futuro de Cataluña. Definitivamente la ausencia de corbata y las rastas siguen sin encajar en el estilo y la pasarela de las instituciones europeas. Por su parte Cospedal habla de un pacto de perdedores. Tal parece que, quien no es indiferente a la hora de diferir, no maneja la aritmética: en especial la adición.

En el nido del PP los ganadores de la derrota no acaban de levantar el vuelo, y, por más que pretenden presumir de su triunfo electoral, se diría que no conocen los episodios del rey Pirro. Un respiro para más historia y menos histeria.

Paco de Domingo