Menú Portada
Otras opiniones

Javier Conde, de luto en el ruedo por Enrique Morente

Febrero 3, 2011

El 13 de diciembre del 2010 está marcado a fuego en el corazón de familiares y amigos de Enrique Morente. El cantaor expiró en la Clínica madrileña de La Luz. Allí fue ingresado el día 6 debido a las molestias que le provocaba una úlcera, tal y como informó la familia. Sin embargo, sorpresivamente, una semana más tarde, falleció tras las complicaciones derivadas de una intervención quirúrgica.

Y aquí empezaron las desavenencias entre el Centro Médico y los Morente, pues mientras los primeros aseguraban que el artista había sido operado de un cáncer de esófago, los segundos explicaban que su paso por el quirófano se debió a una simple úlcera. El asunto se complicó más, si cabe, tras conocerse que los familiares del artista habían demandado a la clínica por negligencia. Y mientras esperan el veredicto del Juez, los más allegados al cantaor intentan superar tan terrible pérdida.

Refugio espiritual

Especialmente doloroso está resultando para Javier Conde. Y es que el maestro estaba muy unido a su suegro. En él buscaba refugio cuando iban mal dadas. Le gustaba escucharle y tomar buena nota de sus sabios consejos. Era habitual verles compartir largas sobremesas y paseos por esa Granada que tanto amó Morente.

Y ahora que Enrique Morente ya no está, Javier Conde quiere rendirle tributo. Y lo hace en la plaza y vestido de negro. Un luto que hasta ahora había permanecido en el ámbito de lo privado. El gesto del maestro no sorprende a quienes le conocen, pues es hombre de hechos más que de palabras.

Cosas del destino

Así lo comprobaron los asistentes el pasado sábado día 22 de enero al tentadero que el diestro compartió al alimón con Daniel Luque en la Finca Las Monjas, en Lora del Río, Sevilla. La cita era a las once de la mañana y se prolongó hasta las dos de la tarde. Aunque el ganadero organizador de la tienta invitó a Javier a comer, éste excusó su presencia alegando que quería reunirse cuanto antes con su familia.

Se comprende, pues tan sólo una semana más tarde puso rumbo a Caracas para participar en la segunda corrida de la Feria de San Sebastián que, anualmente, se celebra en la ciudad venezolana. No estaba prevista su asistencia, pero la lesión de José María Manzanares hizo que los organizadores recurrieran a él. Y es que, en los últimos tiempos, tanto lo bueno como lo malo llega por sorpresa a la vida de Javier Conde. Cosas del destino.

Por Joana Morillas

jmorillas@extraconfidencial.com

 

EXTRACONFIDENCIAL: Ni un duro ha cobrado todavía del anticipo prometido por la editorial. Como suele decirse, demasiado ruido y pocas nueces… La mujer del torero ha decidido embarcarse en el mundo empresarial de la mano de una firma especializada en los más pequeños de la casa… “Lo de tu hija va por lo de mi madre. Así que ahora ya estamos en paz”, sentenció el diestro…