Menú Portada
Otras opiniones

Jardín prohibido: el amante

Septiembre 30, 2014

Es ese amor que se vive clandestino, que se vive apasionadamente fuera del matrimonio, con sus pros y sus contras, “el amante” es el amor que nace dentro de una infidelidad. Puede que las columnas morales del país se quebraran si los deseos ocultos aflorasen, mi opinión es que para estar contenta, activa, segura y sentirse realmente feliz, hay que estar de novia con la vida.

La infidelidad esta muy mal vista socialmente, pero es muy habitual y extendida y generalizada, pues la mayoría practicamos el sanísimo ejercicio de la alcoba. Es algo que se suele llevar oculto, un hombre o mujer casados están más vigilados, pero el deseo por tener otra relación extramatrimonial existe. El deseo sexual es de los grandes valores de la condición humana. En ocasiones entre esposos y a veces se encuentra entre dos cuerpos sin mas preámbulos que el deseo sexual. 

Amor prohibido

¿Quién no se ha sentido atraído sexualmente por una persona fuera de nuestra pareja? Pero ni el dinero, ni el saber, ni el sexo son loterías, hay que trabajárselo. “Amante” es el que nos apasiona, principalmente atracción física intensa, a veces complementadas intelectualmente y cierto grado de intimidad emocional. Una de las causas por las que surge la necesidad de la búsqueda de un/a otro/a: para compensar necesidades sexuales y/o emocionales, no es pro activa (uno no sale a buscarse un amante), sino de apertura a experimentar eso nuevo que necesita con otro ser.

Aventura, adulterio, infidelidad tiene un aire cachondo irresistible Es como un arco iris de color en una monótona vida, el que nos aporta brillo en nuestra cara y luz en nuestra mirada. Es cuando la vida tiene motivación y sentido; surge desde la falta de afecto o placer por la adrenalina. Considero que es en etapas de nuestra vida ayudan a sufragar mejor el día a día. Para ser amigos es importantísimo ser bastantes parecidos y afines, pero para ser amantes y amarse, no hay nada mejor en el mundo que ser distintos. 

Qué es tener sexo

Apasionante, tierno, sensible, espontaneo, perfeccionado, virtuoso, inconsciente, electrizante, instintivo, vicioso, estimulante, pervertido, inevitable, necesario, arrebatador, delirante, emocionante, esperanzador, concienciado, encantador, excitante, desesperante, maravilloso, cicatrizante, purificante, oxigenante, alegre, precioso, cuidado, beneficioso, idealizado, escandaloso.

No creo que esta sociedad pueda ser monógama ni por casualidad ni por asomo, pero sí de tener doble moral.

Si cuando nos disponemos a tomar un café en una barra de bar y se te acerca un señor interesante, y lo miras y sonríes, ya estamos incumpliendo el sexto mandamiento, “No cometerás actos impuros “. Un mandamiento ya caducado Se nos pide que seamos puros y castos en pensamiento, palabras y obras y tratemos con respecto todo lo relacionado con la sexualidad.

Yo seguiré jugando al gato y al ratón, de desear aquel señor que no es mío y soñar que el me desea a mi, que compartimos champán y tardes de placer, estar viva es…eso. Los monógamos son los que aseguran su fidelidad, la gran mayoría pasando por pontificar su amor en las notarias y en los registros de la propiedad. Formo parte de una sociedad del “poliamor”, donde pienso y opino que la fidelidad no esta de cintura para abajo.

Es ese juego prohibido
 
  • Cuando apenas has cruzado una palabra y lo ves y comienza a crecer entre los dos esa tensión sexual, el deseo del amor impropio (a veces por que cada uno dispone de su propia familia), que cuando es así por ambas partes ennoblece la situación.
  • El que te saca de la confusión de la vida, el que siempre te corresponde, el que te rescata cuando es necesario y te ayuda.
  • Son esas tardes de aventuras amorosas, es ese affaire sumido por esa pasión inconmensurable.

La inconmensurabilidad, en la filosofía de la ciencia, es la imposibilidad de comparación de dos teorías cuando no hay lenguaje teórico común. Si dos teorías son inconmensurables entonces no hay manera de compararlas y decir cual es mejor y correcta, esta palabra proviene de las matemáticas, ciencia exacta.

 
Martina Delaterra