Menú Portada
El rincón del lector

Isabel Pantoja: ¿Que lo blanco parezca negro?

Noviembre 21, 2012

Discúlpeme por molestarle, porque me imagino que no tiene tiempo para responder a preguntas de ciudadanos anónimos como yo. Pero por si acaso pudiera disponer de cinco minutos, me gustaría que me aclarase una cuestión que, lo confieso, me ha dejado alucinado, probablemente porque soy neófito en temas económicos.

Y me gustaría porque no soy capaz de entender en qué se basa la Policía, la Fiscalía Anticorrupción y el Juez instructor en su día para sostener la imputación de Isabel Pantoja, sobre todo en el caso del Guadalpín y, más aún, de la Pera.

Respecto al apartamento me deja alucinado que la agente de la Udyco contestara al abogado defensor que la fecha de inicio de la relación sentimental (no profesional), fuera a finales de 2002, cuando en el propio informe que redactó señaló las fechas de marzo de 2003 como ruptura de Isabel Pantoja con Diego Gómez y manifestación en público de la relación. ¿Basándose sólo en lo que decían los medios, como ella mismo declaró, sin prueba objetiva o definitiva, se puede concluir algo no coincidente con los propios datos (las fechas de marzo de 2003), que tenía la Udyco, únicamente para que cuadre la imputación de blanqueo en lo referente al Guadalpín? Puesto que poco creíble resulta que alguien proponga blanquear dinero a una persona con la que no tiene confianza o apenas conoce.

Pero respecto a La Pera ya me he quedado de piedra, y tal vez sea porque se me escapa algo… El motivo de mi perplejidad es el siguiente: si Banif pagó el precio total a la sociedad vendedora; si la hipoteca era por el precio total, y si la artista -independientemente de que necesitara renegociar la  hipoteca y de que se retrasara en los pagos (antes de la detención de Julián Muñoz, no coincidiendo con ésta como tanto se ha dicho)-, puede demostrar que sigue pagando la hipoteca, ¿cómo es posible que los cronistas y tertulianos no duden de la solidez de los argumentos de la Fiscalía? ¿Cómo es posible que digan que Isabel Pantoja lo tiene cada día más negro? ¿Se quiere presionar a los jueces para que lo blanco parezca negro, tantas barbaridades se han dicho contra ella en todos estos años?

¿O se puede condenar únicamente por especulaciones?

Es que incluso en caso de un crimen perfecto la justicia no es justa si se condena sin pruebas, sólo por convicción moral, algo que desgraciadamente está sucediendo, motivo de que haya tantas sentencias distintas con hechos o indicios idénticos. “Más vale que salgan libres cien culpables a que se condene a un inocente”, era un dicho que no se tiene en cuenta ya, a pesar de que tanto se hable de presunción de inocencia y de que en caso de duda, a favor del reo.

En tv el Sanedrín de la moral sigue gritando “¡Crucifícalo!” Ojalá los jueces de la Audiencia Provincial no hagan como Poncio Pilatos.

Santiago Alba Guijarro