Menú Portada
Otras opiniones

Inversiones de futuro en Ciencia y Tecnología

Abril 10, 2010

Nuestra prolongada prosperidad depende de forma crucial de los avances en materia de conocimientos y del progreso tecnológico. Sin estas inversiones, la adaptación al desarrollo sostenible tendrá que conseguirse más bien mediante cambios en nuestras pautas de consumo. Fomentando la innovación, podrán desarrollarse nuevas tecnologías que utilicen menos recursos naturales, reduzcan la contaminación o los riesgos para la salud y la seguridad y sean menos caras que sus antecesoras. La Unión Europea y los Estados miembros deben garantizar que la legislación no dificulte la innovación ni cree obstáculos no comerciales que impidan la difusión y el uso de nuevas tecnologías.
 
Según los principios más elementales del acervo comunitario y lo establecido en numerosas directivas sobre la estrategia de la Unión Europea para un desarrollo sostenible, los países involucrados en este gran reto deben recalcar su esfuerzo en un crecimiento económico incluyendo una dimensión medioambiental bastante relevante.

El esperpento del coche eléctrico

 
Por ello, quiero reivindicar en este espacio, el desacuerdo profundo que siento al escuchar, que el Gobierno subvencionará la compra de coches eléctricos con el 20% de su coste. No sólo me parece una idea  esperpéntica digna de individuos que  carecen de proyectos, recursos e inteligencia suficiente para observar la realidad contemporánea, sino que también me resulta extraordinariamente llamativa la forma tan escandalosa de ejercer el clientelismo político.
 
“¿Y ahora qué?”, es lo que se preguntaría un ciudadano astuto. Utilizan los fondos del Estado para favorecer a un sector específico, y yo, que necesito ayudas para la investigación en este u otro sector, he de abandonar mis proyectos porque me es imposible compaginar la investigación con el trabajo diario.
Y es esta la naturaleza del problema. En este país, sigue existiendo favoritismo, corporativismo, estupidez y excesiva ignorancia. Tenemos unos gobernantes “títeres” dominados por las élites económicas y  financieras, que, como bien dirían los castizos, “ni pinchan ni cortan”, que pretenden vendernos esta absoluta vergüenza de proyecto como la obra cumbre de un Gobierno hondeado por el viento y víctima de su extravagante ideología.

Proyecto para ideologizar

 
No piensen Ustedes que pertenezco a algún partido político, simplemente soy un observador externo de la realidad que manifiesta su desconfianza y su discordia ante medidas ridículas e improvisadas.
Este no es el proyecto que nos venden, simplemente forma parte de un marketing estudiado para ideologizar proyectos y crear falacias absolutamente destructivas para nuestro tejido productivo. Señores, se trata de una medida que no fomenta la creatividad y la innovación, sino que gasta recursos públicos en aspiraciones de apariencia estructural, pero que sólo tendrán un efecto a muy corto plazo.
 
Lo que se tendría que hacer, es dejar en manos de comités expertos el dinero público y realizar controles rigurosos sobre las ayudas que se otorgan, aparte de consensuar un dialogo político con el pueblo que al fin y al cabo es soberano para decidir donde se destinan semejantes y descomunales ayudas. Solo de esta manera podremos avanzar hacia un modelo económico sostenible, productivo y eficaz.
 

Alejandro Serrano es estudiante de Económicas, Derecho y Políticas