Menú Portada
Los puntos cardinales

Iberoamérica comerá con palillos en la Cumbre de Mar del Plata

Noviembre 30, 2010

Iberoamérica se reúne esta semana en una nueva Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno cuya sede será la localidad argentina de Mar del Plata. De alguna manera, este encuentro es un corifeo para entonar el “adiós, muchachos, compañeros de mi vida”. Desde que se celebrase la primera en la ciudad mejicana de Guadalajara en 1991 todo han sido declaraciones ampulosas y textos barrocos cargados de buena voluntad. Los asuntos a debate iban careciendo de interés de un modo galopante y, asombrosamente, el protagonismo lo adquirían quienes preferían no acudir a las convocatorias. Pero el cuento se acabó.
 
El hemisferio padece problemas de seria legitimidad democrática, por encima de otros asuntos como las reformas educativas, que volverán a ser abordadas en esta cita. Parece que a los anfitriones argentinos les gusta el asunto, teniendo en cuenta que en la de 1995 en San Carlos de Bariloche se trató de lo mismo.
 
Llegamos a Mar del Plata con el contencioso de Honduras, cuyo Presidente, Porfirio Lobo, no asistirá, ni nadie en representación del país centroamericano. En este sentido, la delegación ecuatoriana presidida por Rafael Correa quiere poner sobre la mesa la brillante idea de que un país en el que su Gobierno interrumpa el clima democrático sea suspendido de los organismos latinoamericanos. Correa ha vivido hace muy poco un intento fallido de poner sus barbas a remojo.


Maniobras de hostigamiento


Pero no hace falta sacar los carros y la infantería a las calles para escenificar los ataques a la democracia. Un ejemplo de estas agresiones aparentemente menos cruentas son las maniobras de hostigamiento contra los medios de comunicación que se producen en algunas de las naciones participantes. En plena crisis económica, Iberoamérica crece a un promedio del 4 por ciento, unas cifras dignas del denominado primer mundo, pero que desgraciadamente son compatibles con el rechazo que algunos mandatarios sienten por la libertad de información. Piensen un momento y les vendrán a la mente al menos cinco países.
 
Por lo que probablemente se recuerde esta cumbre sea por el papel de China en esta parte del mundo. De la frontera de Río Grande hasta el Canal de Panamá es Estados Unidos quien disfruta de una hegemonía tradicional. Sin embargo, y aquí está la novedad, desde el istmo centroamericano hasta la Patagonia, el predominio comercial lo ostenta el gigante asiático. Tanta importancia otorga Pekín a este enorme mercado potencial que el presidente, Hu Jintao, es capaz de aguantar doce días seguidos de gira por la región en busca de clientes. Pese a los lazos históricos y al papel de “madre patria”, Rodríguez Zapatero nunca ha estado tanto tiempo como Hu al otro lado del Atlántico.
 
Al margen de este bombardeo de chop suei, de Mar del Plata surgirá una conclusión en forma de pregunta retórica a tener en cuenta en todas las cancillerías: ¿tiene algún sentido todo este circo? 
 

Ángel Gonzalo, Redactor Jefe Internacional de Onda Cero