Menú Portada
Atando cabos

“Ibero-huelga” venida a menos

Noviembre 5, 2012

Ya está aquí otra huelga. General, por supuesto. Paralicemos de nuevo el país. La segunda en un año. Vamos a por el record. A este paso, cuando concluya la legislatura habrá más huelgas generales en tres años que en toda la historia democrática de nuestro país. Aún recuerdo cuando el secretario general de UGT, Cándido Méndez, dijo aquello de “la huelga es el último recurso, no podemos precipitarnos o caeremos en el uso indebido de una medida de presión excepcional“. Lo dijo Cándido Méndez semanas antes de la penúltima huelga general, la que los sindicatos convocaron cuando gobernaba José Luis Rodríguez Zapatero.
 
La huelga general es un derecho fundamental casi sagrado. Ha podido llegar a ser útil en otras ocasiones. Era la última bala en la recámara para poder cambiar las cosas. Pero los actuales dirigentes sindicales la han convertido en una bala de fogueo absurda e inútil y que provoca hartazgo generalizado. Por muchas razones, pero en este momento una huelga general es un error monumental, un fallo de cálculo de los convocantes, una nefasta contribución a la imagen de España, y además, una incongruencia.
 
El error no está tanto en el hecho de convocarla, sino en hacerlo justo por las mismas razones que la anterior, la cual resultó un fracaso. La novedad que aporta el 14N aumenta aún más la equivocación. Se intentó hacer una “Eurohuelga“. Los líderes sindicales se han fajado en intentar convencer a sus colegas italianos o franceses para hacer frente común. Pero finalmente, ni Italia, que sólo parará unas horas, ni Francia, ni ningún país con cierta relevancia en Europa hará huelga general el 14N. Tan sólo Portugal. De “Eurohuelga” se ha pasado a “Iberohuelga” venida a menos, colocando a España a la misma altura que Portugal. Si a esto añadimos que el principal sindicato de funcionarios, CSI-F, se ha desmarcado de la convocatoria, el resultado y el “éxito” de la misma esta cantado.
 
La incongruencia sindical
 
Pero sin duda lo que más llama la atención de todo es la tremenda contradicción de los dos principales sindicatos a la hora de aplicar la reforma laboral, principal motivo de la última huelga general. Resulta que ellos mismos aplican a sus Expedientes de Regulación de Empleo idénticas indemnizaciones por las que tanto protestan. Pudiendo negociar o aplicar distintas indemnizaciones, han aplicado o han anunciado la aplicación de los 20 días por año trabajado que contempla la actual Ley. Es el caso CCOO en Galicia, UGT en Madrid o las informaciones anunciadas que hablan de despidos generalizados en UGT y CCOO en Andalucía.  
 
En el caso de los 24 trabajadores despedidos de la plantilla de Forem, la Fundación para la Formación y el Empleo de Comisiones Obreras, las explicaciones del propio sindicato son tremendas. CCOO dice que es un “ajuste” —no habla de despidos—, ante “la difícil situación que atraviesa la fundación por culpa de los drásticos recortes presupuestarios de acciones formativas”.
 
En el caso de Andalucía, el comité intercentros de CCOO ya ha confirmado que presentará formalmente ante las autoridades laborales un expediente extintivo durante la última semana de noviembre, es decir, tras la convocatoria de la huelga general. Aquí también se baraja que las indemnizaciones puedan ser las mínimas recogidas en la reforma laboral aprobada por el Gobierno. Esto es, 20 días por año y un máximo de 12 mensualidades. Esta es la “congruencia” de los sindicatos.  
 
Juan de Dios Colmenero es Redactor Jefe de Nacional de Onda Cero Radio