Menú Portada
No me moverán

Hoy 22: ¡la economíííí…a!

Noviembre 21, 2011

Pasaron las elecciones. Llega el momento de la verdad. Los mercados esperan, la UE espera y… sobre todo… los españoles esperan. El pueblo ha dado un mandato para que se le gobierne.

Todos saben que ahora toca la economía. El nuevo Gobierno tiene que recuperar la confianza, primero de los mercados, luego de la UE y, cómo no, de los españoles. Para los mercados y la UE España necesita demostrar que es capaz de embridar el déficit público. Los mercados quieren seguridad de recobro de sus créditos de deuda soberana. La UE quiere tranquilidad; que el BCE no tenga que acudir en ayuda del Estado español; que el euro no peligre por la necesidad de aumentar la circulación monetaria hasta niveles excesivos. Los españoles quieren trabajo, fundamentalmente trabajo. Eso les asegura el futuro.

¿Cómo romper el nudo gordiano?

El problema del Gobierno es conseguir estos tres objetivos a la vez ¿Es posible? Las medidas de austeridad en las cuentas públicas que exigen a corto plazo los dos primeros objetivos no son lo más apropiado para crear empleo ¿Cómo romper el nudo gordiano?

La única posibilidad es que el sector privado crezca; eso, además de crear trabajo, aumentaría los impuestos, reduciendo el déficit público. Pero, ¿cómo animar a las empresas cuando el sector público y el consumo están deprimidos? En la economía española sólo algunos sectores, entre ellos el turismo y la exportación, puede tirar del sector privado.

Para ello debemos mejorar la competitividad de nuestras empresas ¿Cómo? Reduciendo sus costes y dándoles flexibilidad y financiación para que puedan adaptarse al mercado.

El Gobierno puede ayudar a la reducción de costes: disminuyendo, los costes de la Seguridad Social que gravan el trabajo, bajando los impuestos de sociedades, permitiendo que se pague el IVA cuando se cobre, no antes dado el incremento de la morosidad.

 

Exigir responsabilidades a los gestores

El Gobierno puede ayudar a la flexibilidad de las empresas: reformando de la legislación laboral que regula los convenios colectivos dejando la negociación a nivel de empresas, rebajando los costes de contratación si hay que crecer y de reducción de plantilla si hay que reducirla para poder competir.

El Gobierno tiene que facilitar el crédito a las empresas, especialmente a las PYMES. Para ello deberá reformar nuevamente el sector financiero, con una nueva ola de fusiones y una salida de sus balances de los activos tóxicos, fundamentalmente inmobiliarios, que reducen su capacidad de crédito. Bien es cierto que, a la vez, hay que exigir responsabilidades a los gestores que llevaron a esta situación.

Despejar dudas lo antes posible

Si hay que cobrar menos en Seguridad Social, reducir impuestos de sociedades, aplazar el IVA hasta el cobro y sanear el sector financiero ¿Cómo reducir el déficit? Con unos presupuestos muy austeros, con una reforma de las Administraciones Públicas, y un aumento temporal de los impuestos indirectos (IVA incluido). No hay más remedio.

Y todo hay que hacerlo de manera urgente. Hay que despejar las dudas de los mercados, de la UE, del pueblo y los empresarios españoles a toda prisa.

En resumen, somos más pobres, tenemos que trabajar más y mejor, reducir gastos innecesarios, ahorrar. Es el 22 de noviembre de 2011: es la economííí…a.

José Ramón Pin Arboledas es Profesor del IESE, Titular de la Cátedra de Gobierno y liderazgo en la Administración Pública.