Menú Portada
Mensaje en una botella

¿Hemos aprendido algo de Adolfo Suárez?

Marzo 26, 2014

Este domingo pasado me tocó contar en directo el fallecimiento del presidente Adolfo Suárez. Durante la hora de programación especial que pusimos en antena en Onda Cero, fui consciente de que perdíamos a un hombre con el que estamos en deuda todos los que creemos en la libertad de expresión. Aquí expreso mi gratitud y dejo escritas mis condolencias.

El párrafo anterior es el texto que publiqué en las redes sociales el mismo día en que Adolfo Suárez recibía sepultura en Ávila. La información se transmite actualmente a tal velocidad que parece que haya pasado mucho tiempo, pero el entierro de Suárez fue anteayer. He querido empezar mi artículo con ese párrafo para dejar sentado lo que particularmente agradezco al presidente del primer Gobierno de nuestra Democracia contemporánea.

El domingo pasado recibía la noticia del fallecimiento de Adolfo Suárez poco después de levantarme del estudio. Había despedido Noticias Fin De Semana y acababa de sentarme en la redacción. Nada más conocer la noticia de la muerte de Suárez, volví al estudio e interrumpí el programa de Carlos Rodríguez. La cara con la que entré en el locutorio hizo comprender a Carlos lo que me disponía a contar a los oyentes de Onda Cero.

Durante una hora, Mamen Rodríguez Sastre volvió a dar una lección de cómo se produce un programa informativo improvisado. Durante esa hora de Radio, yo sencillamente traté de estar a la altura de mi productora y de los otros grandes profesionales de la cadena. Según avanzaban los minutos, cobré conciencia de vivir un momento histórico en la vida de nuestra Democracia. Acababa de marcharse Adolfo Suárez y todas las voces autorizadas que se escuchaban a partir de ese momento llamaban a rendirle tributo aplicando sus enseñanzas.

Contar hasta diez

Entre esas enseñanzas destacaban su espíritu de reconciliación y su capacidad para poner de acuerdo a quienes pensaban de manera diferente e incluso opuesta. Ahora, apenas cuatro días después de que se fuera el presidente de la transición democrática española, me hago una pregunta: ¿Hemos aprendido algo de Adolfo Suárez?

¿Ha aprendido algo el Gobierno de Artur Mas, el hombre que hacía campaña por su referéndum de autodeterminación? Esto ocurría cuando Mas acababa de visitar la capilla ardiente de Suárez. ¿Ha aprendido algo la Izquierda Unida de Cayo Lara, el hombre que lamentaba que Suárez se hubiera quedara corto al ampliar nuestras libertades? Esto también ocurría cuando Lara acababa de abandonar la capilla ardiente del presidente.

Y, pensando en los acuerdos de gran alcance que podrían resolver los graves problemas de la crisis económica que padecemos, ¿han aprendido algo el Partido Socialista de Alfredo Pérez Rubalcaba; y el Partido Popular y el Gobierno, ambos presididos por Mariano Rajoy? ¿Han decidido ya Rubalcaba y Rajoy sentarse juntos a construir el futuro de todos nosotros, aparcando durante unas horas las diferencias de ellos dos?…

“La concordia fue posible”, reza en la lápida de presidente Suárez. La Real Academia Española define concordia como “unión”. ¿Sabemos permanecer unidos frente a la adversidad o, en medio de una desbandada general, cada uno hace la guerra por su cuenta? Ahora le formulo la pregunta a usted, amable lector: contar hasta diez. Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho, nueve…

  

Juan Diego Guerrero es director de Noticias Fin De Semana en Onda Cero

Sígueme en Twitter: @juandiguerrero