Menú Portada
Otras opiniones

“¡Hasta los 67 va a trabajar tu puta madre!”

Febrero 3, 2010

Soy socialista por convicción. Me siento muy cerca de las leyes sociales que durante su legislatura, Rodríguez Zapatero ha instaurado para modernizar un país que se venía abajo en cuanto a la estructura. Nuestro presidente abrió la puerta a los homosexuales, a las bodas entre personas del mismo sexo, a las libertades personales y a que los derechos individuales prevalezcan por encima de normas o moralidades absurdas. Otra cosa son los problemas económicos que ahogan y casi asfixian. Sin embargo, ando un tanto molesto, incluso enervado y hasta decepcionado, con la medida que se acaba de aprobar para retrasar la edad de jubilación hasta los sesenta y siete años. Se trata de una decisión completamente desacertada y que está causando una crispación social inimaginable. Todos los partidos políticos se han pronunciado en contra de la aprobación y anuncian manifestaciones para que las aguas vuelvan a los cauces habituales. No es de extrañar. Entre otras cosas, clama al cielo que se pretendan alargar los años de actividad laboral cuando los empresarios no contratan a personas mayores de cincuenta años. Son personas totalmente válidas y con mucho que aportar, pero que ya no interesan por motivos incomprensibles. La gente está en pie. En grupos como el Facebook se cuentas por centenares los seguidores a foros como ‘va a trabajar hasta los 67 años tu puta madre’.
 
Otros, como Comisiones Obreras ya anunciado una campaña en contra de la jubilación a los sesenta y siete años, pues aseguran que existen otros mecanismos para reforzar la Seguridad Social. Entre algunos de los argumentos esgrimidos por Daniel Hernández, responsable de comunicación del sindicato, es que se pueda instaurar la jubilación gradual y flexible, tanto para anticipar o retrasar la edad de jubilación, separando la financiación de la propia Seguridad Social. Sus propuestas son sinceras, aunque desde luego que muchos otros consideran que subir el salario interprofesional mínimo aumentaría la base de cotización y se daría mayor estabilidad a los empleos. Una buena forma de acabar con todos esos problemas a los que aluden para retrasar el fin de la vida laboral de los españoles.
 
Saúl Ortiz es periodista y novelista