Menú Portada
Mensaje en una botella

Hacerse el longui

Junio 5, 2013

Mi Madre solía decir que en este país funcionaba muy bien la técnica de hacerse el longui. Es decir, que te haces el tonto y esperas a que cuele. Si te pillan, ya es otro cantar. Pero tú debes probar a hacerte el sueco, a disimular, a fingir que no sabes de la misa la media o a dar entender que no te enteras contreras. Para confesar que has hecho algo inadecuado ya tienes tiempo, una vez que hayas alegado que no te habías dado cuenta. Eso es hacerse el longui. Y sigue funcionando.

¿Que te pillan empinando el codo a base de gin-tonics a precio de saldo en el bar del Congreso de los Diputados? Pues te haces el longui y dices que no te habías percatado de que el bebistrajo costaba en el bareto parlamentario la tercera parte de lo que cuesta en un bar de copas. De esa forma puedes seguir bebiéndote hasta el agua de los floreros. La técnica de hacerse el longui resulta aquí especialmente útil porque ya quedó demostrado en su día que un presidente del Gobierno ignoraba el precio de un café en un bar cualquiera. Al fin y al cabo, su referencia eran los 80 céntimos que él pagaba por el café en el bar del Congreso.

¿Que te pillan subiéndote el sueldo en una votación en el Parlamento andaluz con los tres grupos políticos representados votando <strong>a favor? Pues te haces el longui y dices que creías que lo que estabas votando era un incremento de las dietas, omitiendo el pequeño detalle de que esa fórmula era la que empleaba el parlamento autonómico para subir el sueldo de extranjis a sus señorías. ¡Mira que ponerse así por unos eurillos que no van a parar a ninguna parte! Bueno, iban a parar a los bolsillos de los diputados autonómicos beneficiados.

¿Que te pillan metido en un turbio asunto de pago de ERE a personas que no tenían que haberlo cobrado porque nunca trabajaron en la empresa del susodicho ERE? Pues te haces el longui y dices que fue otro el que firmó el papel. Antes de que te empapelen a ti, recurres a un papel para no hacer tú el papel del malo y que ese papel lo represente otro. Interpretar el papel de villano sólo es apetecible cuando de un actor profesional se trata. Mejor que otro haga de Darth Vader.

¿Que te pillan fumando dentro de un bar dos años y medio después de que la Ley Antitabaco entrara en vigor y, con ella, la prohibición de fumar en todos los bares? Pues siempre puedes hacerte el longui asegurando que ni te diste cuenta de que estabas todavía dentro del bar cuando encendiste el pitillo. Es que a veces se le va a uno la pinza y uno no se da ni cuenta de dónde está.

Predicar con el ejemplo

Pero no todo el personal dedicado a la política se hace el longui. Vuelvo a defender a los que han venido a servirnos y no a servirse de nosotros. Pondré como ejemplo una situación que viví en primera persona junto a un responsable del partido al que pertenece el político que ha sido sorprendido fumando dentro de un bar. Compartía yo mesa y mantel en cierta ocasión con este dirigente, que ocupa una alta responsabilidad política e institucional en la provincia a la que representa.

Al llegar a los postres, el propietario del restaurante en el que comíamos nos indicó que podíamos fumar si queríamos porque nos encontrábamos al borde de la terraza y con un amplio ventanal pegado a nuestra mesa, aunque nos separaban unos pocos centímetros de la mencionada terraza. Mi acompañante rechazó amablemente la invitación y respondió que, en caso de que quisiera fumar, lo haría en la terraza porque era el lugar en el que estaba permitido. Ese político me demostró que predicar con el ejemplo es la mejor manera de ganarse el respeto sin necesidad de hacerse el longui. Mi esperanza es que haya muchos como él.

 

Juan Diego Guerrero es director de Noticias Fin De Semana en Onda Cero

Sígueme en Twitter: @juandiguerrero