Menú Portada
Mensaje en una botella

Hacer felices a los demás

Marzo 30, 2015

Los años me han llevado a conocer muchos lugares y a encontrarme con muchos caminantes. De todos ellos he procurado aprehender lo que merece ser aprehendido y aprender lo que merece ser aprendido. Hoy me doy cuenta de que mis pasos me han llevado muy lejos. Pero aún no acierto a ver mi Destino. El final del camino aguarda en cualquier recodo, como la sorpresa que te espera en una fiesta de cumpleaños.

Ahora que me encuentro más cerca de la meta que de la salida, respiro tranquilo. Lleno mis pulmones del aire de la vida y comprendo que he transitado sin pisar a otros caminantes para encontrar mi sitio. Es preferible encontrar tu lugar por ti mismo, servirte de tus propios méritos, sin echar del camino a codazos a quien intenta adelantarte. Se tarda más en avanzar por la ruta, pero se duerme mejor cuando la conciencia reposa tan tranquila como las hojas que acaricia el viento del otoño. Y es ahora cuando intuyo que es el otoño la siguiente estación de mi vida.

De los versos de Kavafis aprendí que Ítaca es el camino, que lo importante no es la meta sino el recorrido que te conduce a ella y que lo verdaderamente valioso se encuentra en la ruta escogida para llegar al final del viaje. Estoy mirando de reojo a la vida mientras pienso en el largo trayecto recorrido. Y estoy pensando en la máxima que procuro poner en práctica cada día. A estas alturas de mi vida sé, a ciencia cierta, que lo único por lo que merece la pena dejarse la piel es por hacer felices a los demás. No hay nada mejor.

Las ganas de vivir

Vive, lucha, salta, grita, escribe, canta, declama, recita, lee o interpreta. Pero procura siempre hacer felices a los demás. Quien lo conoce porque lo practica, se siente más joven y rejuvenece a los demás. Quien lo conoce porque lo practica, vive más. Porque, sean los que sean los años que vengan por delante, siempre parecen más porque tienen más calidad.

Los 50 años que acabo de cumplir han sido una oportunidad que espero haber sabido aprovechar. Pero, por si acaso, acabo de empezar a aprovechar la nueva oportunidad que me da la vida nada más cumplir los 50. Durante estos años he aprendido que nunca somos capaces de pronosticar cuándo llegará nuestro último día. Por eso defiendo la idea de que es tan necesario trabajar como si fuera el primer día, como necesario es vivir igual que si fuera el último.

Esta mañana he recibido un mensaje a través de las redes sociales, en el que un oyente de Onda Cero y lector del Extraconfidencial.com me agradece que le haya animado a recuperar las ganas de vivir. Al leer esas palabras, he recibido la mejor recompensa que puedo imaginar. Mensajes así dan sentido a la vida. No es postureo, no es una frase para quedar bien y no es una falsedad. Es la pura verdad. Quien me conoce, lo sabe. Tú que me lees, ya me conoces un poco. Si hoy es el primer día que me lees, aprovecho para presentarme. Hola, soy tal y como escribo aquí. Gracias por leerme. Espero que volvamos a vernos.

Juan Diego Guerrero es director de Noticias Fin De Semana en Onda Cero

Sígueme en Twitter: @juandiguerrero