Menú Portada
¡Qué fuerte!

Habló el intelectual de turno

Noviembre 29, 2012

Si, él, Alberto San Juan, actor español conocido por hacer películas de gran calado intelectual como Airbag, Al otro lado de la cama o Días de fútbol, óperas primas del cine español. También conocido por sus magníficos papeles en el teatro como… o por sus inteligentes ensayos publicados en… Vaya… discúlpenme por no recordar estos datos que hacen del señor San Juan un personaje tan destacado dentro la vida intelectual y cultural de este país. En entrevista concedida al diario El Mundo, Don Alberto se mete con media España, más bien la insulta, diciendo que “no hay intelectuales de derechas. O son intelectuales o son de derechas”. Hay que ver lo que les gusta a los intelectuales atacar, insultar y hablar mal de los que no piensan y opinan como ellos. Ellos que tanto respeto piden para si mismos y sus ideales son justo los que no predican con el ejemplo.

Memoria selectiva

El caso es que se mete en una farragosa espiral de respuestas; defiende a un Willy Toledo trasnochado, intelectual también como él, más conocido por la nota que ha dado en algunas manifestaciones que por sus películas –por cierto, hay una en la que sale haciendo de “niño melón” con un melón en la cabeza metido en un huevo que es para morirse de intelectualidad-. Se queja de los pocos papeles que le llegan ahora. Vaya, puede que la culpa sea del Gobierno. Seguro que Rajoy está moviendo los hilos para que este señor no tenga todos los papeles que se merece. Una pena. Porque claro, es impensable para ellos, dado su nivel de intelectualidad, que se pueda dar el caso de que no se les contrate porque sean malos actores, bueno, malos no, corrientes. Critica a los medios de comunicación que han atacado, según él, al cine español desde la Gala de los Goya de 2003 cuando se manifestaron contra la guerra de Irak. Pues para ser tan intelectual parece mentira que no sepa que, una vez llegado al poder su partido, siguió en esa guerra y en otras muchas como la de Afganistán, porque es obligatorio estar, porque pertenecemos a la OTAN, organización a la que su partido primero defendió no entrar y luego si.

Una pena que no hubiera intelectuales entre la gente de derechas que se manifestaran en las siguientes galas de los Goya contra esas guerras. Afirma este gran pensador que la gente de derechas es “gente con habilidad mental y estudios que defienden el poder y que están en contra de la emancipación del género humano”. Esto debería pasar a la historia y tendría que dar gracias si, después de esta entrevista, la media España que hay de derechas no le escupe cuando lo vea por la calle porque la columpiada y la falta de respeto es espectacular. Concluye diciendo que “un intelectual se define por cuestionar el poder y por criticar”. Esto es otra cosa sorprendente dada su intelectualidad, que no haya mirado el significado de la palabra en el diccionario de la R.A.E. Pone como ejemplo de país a Argentina, hacedor de buena política y cuando le preguntan por la salvación de la cultura dice que “este poder no defiende los derechos humanos”. Esta respuesta sin sentido debió hacerla al sentarle mal el plato de chuletas que se comió antes de la entrevista porque si no, no hay quién lo entienda. Arremete con compañeros como Arturo Fernández o Toni Cantó y afirma con sorna y maldad no verse metido en política por no tener la capacidad intelectual suficiente para estar en el Congreso de los Diputados. Pues si, gracias a Dios que no tenemos a este intelectual en el Congreso porque si España va mal, con tipos como este iría, peor no, lo siguiente. Después de esto, seguro que se sigue extrañando de que las películas en las que interviene no batan record de taquilla. Si muerdes la mano de quién te da de comer… el público que decide qué película ir a ver.   

Rosana Güiza Alcaide