Menú Portada
¡Qué fuerte!

Guerra contra el Yihadismo

Noviembre 20, 2015
bataclan

Intento hacer memoria pero no recuerdo si el mundo se volcó tanto con nosotros en aquel 11 de marzo como lo está haciendo ahora con París. Ni si quiera recuerdo si se tarareó el himno de España en partidos de fútbol con las banderas españolas enarboladas. La verdad es que da igual porque nuestro dolor fue el dolor del mundo y ahora el dolor de Francia es también nuestro dolor. Es curioso que los muertos no tengan el mismo valor según de donde sean. Tengo la sensación de que los del avión ruso, por ejemplo, no han sido tan dolorosos como los de la sala Bataclan de París. Por desgracia, también tengo la sensación de que, como ha sido París, ahora se empieza a actuar y que, lamentablemente, los muertos anteriores no han merecido una alianza ni una coalición para empezar a luchar contra el yihadismo como acaba de ocurrir. Pero, si ha sido necesario que sea París para empezar a luchar, sea como sea, es un alivio ver que, por fin se han dado cuenta de que esto era una guerra en la que sólo unos mataban y ya se empieza a contraatacar. Sólo espero que ahora nuestro país se una también a esa alianza y no espere a que pasen las elecciones para pertenecer a ese grupo con apoyo militar. Más que nada porque si no apoyamos con nuestras fuerzas armadas y dentro de unos días nos toca aquí la masacre otra vez, difícilmente nos van a ayudar el resto de europeos si nosotros no ayudamos ahora.

Que rabia, que impotencia y qué pena, sobre todo mucha pena. Hay una cuenta en Twitter que se está dedicando a poner las fotos y datos de cada uno de los asesinados en los atentados de París en su memoria, para hacerles una especie de homenaje. Es imposible verlas todas sin que se escapen las lágrimas. Llanto por gente desconocida que ha visto truncada su vida por culpa de unos locos que no tienen miedo a nada. Es difícil combatir y luchar contra quien no tiene miedo a morir. Y no tienen miedo porque creen que morir en nombre de la Yihad, la guerra santa, les hará héroes e irán a un paraíso, un edén lleno de promesas absurdas. Unos dementes a los que han lavado el cerebro esos captadores eruditos del islam diciéndoles que los combatientes del Estado Islámico recibirán en ese paraíso que les espera 72 mujeres vírgenes como recompensa. A la mujer que se inmoló el miércoles en la operación de Saint Denis, en cambio, sólo la esperará un hombre con el que estará satisfecha. Increíble que se crean esas milongas. Sólo los locos pueden creerlo.

Nadie está a salvo ahora

Ha comenzado una guerra, ahora sí. Una vez que el mundo responde con ataques a los que nos están matando, podemos decir que estamos en guerra. Miedo. La sensación es de miedo por si mañana toca aquí, allí o allá. Nadie está a salvo ahora. El pánico se ha extendido, tanto es así que se están desalojando sitios con alarmas falsas y contando bulos sobre datos y situaciones. La culpa de esto la tienen los medios de comunicación que dan información sin contrastar y sin verificación oficial. También tienen culpa las redes sociales. ¡Cuánto daño están haciendo las redes sociales! Ayudan mucho, sí, pero también se difunden datos, bulos y mentiras que hacen que el pavor, el horror y el pánico se apoderen de la sociedad.

Vivimos en un mundo hipócrita que financia de manera indirecta el terrorismo con los negocios de las armas y el petróleo. Ahora estamos pagando las consecuencias. Estúpidos aquellos que vierten la culpa sobre políticos, la historia, la educación, la falta de diálogo o sobre otros países. La culpa es sólo de quién mata, de quien cree que tiene derecho sobre la vida de los demás para aniquilarla. Sólo quien mata es culpable de este terrorismo camuflado bajo el nombre de Alá.

Rosana Güiza

rosana@rosanaguiza.com