Menú Portada
Mensaje en una botella

Grecia y Roma: todo puede acabar donde empezó

Noviembre 10, 2011

Pitágoras proclamaba que “el mundo está construido sobre el poder de los números”. Cuando han pasado 2.500 años de su muerte, nadie es capaz de desmentir al más ilustre de los matemáticos griegos. Y no hay que salir de Grecia para corroborarlo. ¿Han oído hablar de la salida de Papandreu y de la llegada de Papadímos? Para cualquier posible despistado, son el primer ministro saliente y el flamante primer ministro del Gobierno de la República Helénica.

La dramática situación de la economía griega, al borde de la bancarrota y con los servicios públicos sin funcionar desde hace meses, arrastra a los otros 26 países miembros de la Unión Europea. O sea, que nos arrastra a usted y a mí, señora. Y a usted y a mí, caballero. Cuando uno de los países de la Unión cae, hace caer a los demás como fichas de dominó. Formar parte de la Europa unida tiene estas cosas.

Pero no sólo Grecia nos hace temblar. También Italia provoca un terremoto económico entre Los 27. En el caso italiano, la figura del simpar Berlusconi añade todavía más leña al fuego de la crisis económica. El primer ministro del Gobierno de Italia parece tener apego a la silla. Hay quienes piensan que a éste no lo echan ni con agua hirviendo. Seguro que usted conoce a alguno de los que piensan así.

11 del 11 del 11

Grecia y Roma, que sentaron las bases de la cultura occidental, se tambalean simultáneamente convirtiéndose en una terrible paradoja. Porque allí es donde hace 2.500 años florecieron la Democracia, la oratoria, la filosofía, el arte, la ciencia o la literatura que siguen sirviéndonos de ejemplo. Grecia y Roma, que fueron el principio de todo, pueden arruinar ahora nuestro presente y acabar convirtiéndose en el final de todo. Todo puede acabar donde empezó.

Llega el día de hoy, el mágico 11 del 11 del 11, y lo único bueno que puede pasarnos es que nos toque el cupón especial de los ciegos. Un adivino ciego, Tiresias, fue el que llevó a Edipo a encontrar la terrible verdad que lo acechaba en una de las obras más universales del teatro clásico griego: Edipo Rey de Sófocles. No hace falta ser adivino para intuir la terrible verdad que se avecina: vamos a pasarlas canutas. O, mejor dicho, vamos a seguir pasándolas canutas. Si nos toca el cupón, al menos tendremos el bolsillo lleno. Voy a salir en busca de unos cuantos cupones. Por lo que pueda pasar.

 

Juan Diego Guerrero es director de Noticias Fin De Semana en Onda Cero

Sígueme en Twitter: @juandiguerrero