Menú Portada
No me moverán

Gobierno: ¡A septiembre!

Julio 19, 2010

Antes los malos estudiantes “pasaban a septiembre” si no aprobaban en junio. Eso le ha pasado al Gobierno. No ha superado los exámenes de junio y julio y necesita presentarse en septiembre si no quiere repetir curso.

Como ocurre con los malos estudiantes, el Gobierno ha realizado un sprint los últimos días antes de los exámenes.

En la asignatura del combate del paro, los últimos tres meses han resultado positivos; ha bajado el desempleo registrado. Sin embargo, al no haber actuado antes, se sospecha que la mejora es coyuntural, causada por el turismo veraniego y la reanimación de la construcción por el buen tiempo. Cómo no hizo nada durante los primeros meses del curso la nota de examen es: suspenso. Así que se tiene que volver a examinar en septiembre. Si en octubre, noviembre y diciembre se reduce el paro, superará la asignatura de creación de trabajo; en caso contrario, debe repetir curso o abandonar la carrera.

“Novillos” con la Reforma Laboral

Lo mismo ha pasado con la Reforma Laboral. Después de haber hecho “novillos” durante dos años ha intentado resolverlo con una noche de insomnio. Como cuando un estudiante cree que seis horas de estudio nocturno al final sustituyen la falta de aplicación de meses. No ha sido posible y su ejercicio, el Decreto-ley 10/2010, no llegó al aprobado. Deberá pasar a los exámenes de septiembre ante el Congreso y el Senado.

En la Reforma del Mercado Financiero el Gobierno ha sido más aplicado, más regular. Ha ido realizando esfuerzos a lo largo del año escolar: intervención de CCM, creación del FROB, fusiones de Cajas, Decreto-ley de Julio, la inclusión de Caja Sol en la BBK… Claro está que el Banco de España le ha ido pasando los apuntes oportunos. Pero los resultados definitivos los veremos a partir de septiembre. La nota en esta materia es  ‘casi aprobado’, aunque tenga que presentar un trabajo en septiembre para pasar la asignatura.

En la materia del Pacto Energético, lo mismo. Parecía que iba a aprobar, pero al final las dudas sobre la energía nuclear, la prima de las renovables y la actualización de la tarifa han dejado su ejecución para después del verano.

Estudio precipitado y en libros equivocados

La Reforma de las Pensiones también ha quedado pospuesta. En ese caso el tribunal definitivo será el ‘Pacto de Toledo’. El Gobierno ha anunciado reiteradamente que es necesaria, pero no ha sido capaz de concretarla. Quizás está esperando a que pase el 29 de Septiembre, para que el aumento de la edad de jubilación o el recalculo de las jubilaciones a la baja no de más argumentos a los sindicatos en su simulacro de huelga general.

En las cuentas públicas, la reducción de los salarios de los empleados públicos era necesaria, pero ha sido insuficiente. Aún quedan por ahormar muchos gastos y el tipo de interés creciente de la deuda pública reduce la posibilidad de controlar ese déficit. El tribunal de Septiembre le espera para el examen. En este caso los examinadores son duros: pasar el examen de los mercados financieros no será fácil.

En el proceso autonómico es el mismo Gobierno el que dice que aún no está preparado para examinarse. Después de la decisión del Tribunal Constitucional se empeña en decir que puede modificar el resultado de la sentencia; volverá a enfrentarse con el problema en el cuarto trimestre.

En resumen, el Gobierno ha dejado casi todas las asignaturas para septiembre. En muchos casos ni siquiera se ha presentado. Como los malos estudiantes, ha intentado el esfuerzo final, pero ha estudiado precipitadamente y en libros equivocados.

José Ramón Pin Arboledas es profesor del IESE y Director del Executive MBA, Madrid.