Menú Portada
No me moverán

GEE: Gobierno Económico Europeo

Noviembre 22, 2010

El viernes pasado Dominique Strauss-Kahn, Gerente del FMI, pidió a los socios le la UE, <<una visión conjunta en materia fiscal y en el mercado de trabajo>> y añadió que se debería concretar en <<una autoridad presupuestaria común>>. Si a estas dos importantes políticas, la presupuestaria-fiscal y la laboral, se le añade la monetaria, que ya está bajo el poder del Banco Central Europeo (BCE) y algunas competencias económicas, como la PAC (Política Agraria Común) en manos de la Comisión Europea, lo que estaba pidiendo el responsable del FMI es un Gobierno Económico Europeo (GEE).
 
A un territorio que acuña moneda propia le corresponde un gobierno que dirija su economía. Sus funciones, entre otras, son: la lucha contra la inflación con la fijación de los tipos de interés y el déficit presupuestario; la defensa de la libertad de mercado; la provisión de servicios públicos; la decisión de la calidad y extensión de los mismos; el fomento de la inversión; la vigilancia y la lucha contra de los desequilibrios del tráfico comercial con el exterior; la regulación del mercado laboral; la transferencia de recursos, vía fiscal, para corregir desequilibrios territoriales o sectoriales en la distribución de renta;…etc.
 
Dominique Strau-Kanh
Gerente del FMI

Eso debería ocurrir con la ‘Zona Euro’. A una moneda común, el Euro, debería corresponder un gobierno económico común que haría más coherente, eficaz y eficiente la economía de la zona, reduciría desequilibrios territoriales y evitaría sorpresas, como la griega o la irlandesa ¿Vamos hacia esa figura del GEE? Parece inevitable ¿A que velocidad?
 
El déficit democrático que padece la UE ralentiza la puesta en marcha de la petición de Straus-Kahn. Hasta hace pocos años el parlamento europeo no tenía ningún tipo de control sobre el Presupuesto de la Comisión. Ahora ha dado un paso gigantesco y éste puede ser, teóricamente, rechazado por el parlamento europeo. Pero no pueden interferir de manera seria en los presupuestos de los países miembros de la moneda común. De esa manera, la existencia del Euro pierde parte de su potencial de crecimiento y estabilidad.
 
Los Estados miembros de la zona euro quieren gozar de independencia fiscal. Ahora bien, si tienen un problema, como Grecia y, posteriormente, Irlanda, acuden a la protección de la UE. Es un ejercicio de irresponsabilidad fiscal ¿El que la hace la paga? ¿Cuando se recurre a la protección de las instituciones comunes, la UE impone condiciones durísimas, al igual que el FMI? No está claro. Por eso, sería mejor prevenir que curar. Establecer un control europeo sobre las políticas económicas de los países, para evitar situaciones cómo las mencionadas.
 
Control que se ha propuesto, por ahora, de manera débil. Se pretende que los Presupuestos Generales de los Estados Miembros tengan una supervisión previa por parte de la Comisión Europea. Por el momento un informe en contra del Presupuesto de uno de los Gobiernos de la UE tendría sólo un carácter ‘moral’, porque aún no se han desarrollado las sanciones que llevaría consigo la desobediencia a las ‘recomendaciones’ de la Comisión; pero llegarán.
 
En resumen, como los hechos son tozudos ese GEE de la UE va formándose poco a poco. Cada crisis supone un pequeño paso hacia él. Es la parte optimista de la situación actual. Pero, con todo y con eso, el proceso es de una lentitud desesperante.
 
Sin embargo, hay una esperanza de aceleración del proceso: Straus Kahn, además de Gerente del FMI, será, posiblemente, candidato a la Presidencia francesa. Si consiguiera ganar las elecciones (Sarkozy parece estar débil en las encuestas) habrá que recordarle estas declaraciones ¿Sería entonces capaz de superar el chauvinismo francés y acelerar las cesión de competencias económicas a la UE?