Menú Portada
Mi reducto

Gallardón tiene un problema: “prisa”

Septiembre 23, 2009

Pero si Gallardón tiene alguna virtud, al margen de su larga mano con la Justicia y otros menesteres, es aglutinar intereses supuestamente en torno, en este caso, a la candidatura del Madrid Olímpico cuando en realidad lo que realmente le interesa es su futuro político. Y tiene prisa, mucha prisa. Es el rey en alentar los sectores críticos en Génova 13para luego decir a su líder Rajoy que “Pío, Pío, que yo no he sido”.


Uno de los grandes trampolines que le sirvieron para revalidar su imagen ante Mariano Rajoy fue, simple y llanamente, que el controlaba al Grupo PRISA. Lo mismo que Juan Luis Cebrián, según El Mundo, manifestó con respecto al Consejo de Estado. Entre pillos anda el juego.

 A la carga con dinero ajeno

 Muchas bazas en la misma mano cree poseer el alcalde de Madrid. No le basta con filtrar información, por ejemplo, al diario El País sobre su compañera Esperanza Aguirre. No. Él no tiene límites. A costa de los impuestos de los madrileños gasta lo que sea con tal de hundir el barco de su enemigo y hasta evitar que se hagan públicas las conversaciones que mantuvo con Montserrat Corulla en la ya olvidada Operación Malaya.

Obran en poder del diario El País que, sin embargo, si expone las intervenidas en el caso Gürtell. Hay si Javier Moreno contara. ¿Cuánto pagó?

Pero el Grupo Prisa se le ha escapado de las manos a Ruiz Gallardón desde el momento que Juan Luis Cebrián decidió retar al presidente del Gobierno con quien el edil madrileño mantiene una excelentes relaciones. Incluso los matrimonios han disfrutado de vacaciones veraniegas en una localidad muy próxima a Málaga. Entonces, por supuesto, ZP era el líder de la oposición.

Gallardón tiene prisa por arrebatarle el puesto a Mariano. Y qué decir del Grupo PRISA por desbancar a ZP. Y en Génova no se enteran.

Y es que las prisas siempre son malas consejeras. Que el alcalde de Madrid tome nota: Cebrián ahora desvela, no del todo, las intimidades del Presidente cuando le aupó hasta la presidencia y no recibió las prebendas prometidas.

RG tiene un problema. Las prisas.