Menú Portada
A renglón seguido

Física y químico

Octubre 16, 2013

Cuando uno fue bachiller, frecuentaba ciertas materias de la química, ciencia en la que el aspirante Rubalcaba me podría utilizar sobradamente como sparring. Tomé, siendo novel, mi primer contacto con los gases nobles –paralelamente al etílico de los innobles bares-, descubriendo que no formaban parte de la arcaica nobleza, la cual sí generaba otros en sus digestiones; como el nauseabundo metano.

A la par, me aproximé a la física, que se sustentaba en diversos principios suficientemente demostrados en el laboratorio y al aire libre a base de repetición y experimentación. Uno de aquéllos era el de los “Vasos Comunicantes”. Sabido es, que cuando se han ingerido unos pocos de los otros, tenemos cierta tendencia a volvernos demasiado comunicativos.

Bueno, pues los primeros “vasos” son los que no dominan –los segundos te dominan a ti- algunos miembros del gobierno y otros altos cargos de su libre designación. Se observa, que cada uno dispone de su particular “negro”, y que los que leen negro sobre blanco, no contrastan entre sí los contenidos de las impresiones tintadas por sus subordinados.

Esto es justo lo que ha ocurrido con el catedrático de Hacienda Pública San Cristóbal Montoro, patrón de los automovilistas de a pié y de los peatones de a bordo… de sus miserias, quien ha manifestado que los salarios no menguan, sino que crecen “moderadamente”; ¡Ahí estamos! Mientras, horas antes, su –nuestro- Primer Ministro regalaba los oídos en Japón a los posibles inversores con el discurso del descenso de las masas salariales de nuestros laboriosos trabajadores. A esto se le llama “hacer patria” y vender “la marca” España.

Entretanto, Don Cayo Lara –que no calla-, cayó en la cuenta de que las declaraciones en el Congreso del Ministro de Hacienda, no coincidían con las vertidas en los contaminados vertederos divulgativos nipones, solicitando, que  se  pusiera  de acuerdo con su superior jerárquico,  para alumbrar la  repetitiva reacción del pensamiento único de partido.

Ricos y pobres

España pone a disposición de la lista Forbes tres millones de pobres acreditados por Cáritas en el censo de la necesidad, que desean perder ese inigualable estatus social, al que nadie, en su sano juicio, quiere pertenecer; ni siquiera en calidad de notario. Sobre esta organización no caben sospechas ni indicios razonables de manipulación de sus datos estadísticos, que cuentan con la bendición apostólica de la Conferencia Episcopal, tan preocupada en beatificar – ¡impagable labor social!- a más de 500 miembros y miembras de la comunidad religiosa desaparecidos y desaparecidas en nuestra supurante contienda bélica.

Mientras el número de ricos de pedir crece a pedir de su boca en connivencia con los de siempre, el de pobres de dar… pavor, roza la saludable indigencia, malviviendo “moderadamente” con apenas 300 euros/mes. No sabemos si disfrutan de su propio convenio colectivo del desamparo; sí, que gozan del de la desprotección, pero es seguro que el Sr. Montoro, si es que le queda algo de sustancia gris en su cerebro con la que sustanciar su discurso, no rectificará sus “aciertos”.

Paco de Domingo