Menú Portada
Mensaje en una botella

Felipistas por un tubo

Junio 4, 2014

No han pasado ni tres días y España ya está llena de felipistas. Casi a la misma velocidad a la que la puerta del Sol de Madrid se llenaba de republicanos, aparecían  felipistas hasta debajo de las piedras. Hubo un día en que un felipista era el seguidor de un presidente de Gobierno socialista. El felipista del siglo XXI es el seguidor de un príncipe que va a ser rey dentro de dos semanas, después de la abdicación de su padre.

Cruzo la calle y me encuentro con felipistas. Voy a tomar café al bar de la esquina y me topo con felipistas. Subo al metro y viajo en compañía de felipistas. Están por todas partes. No hay rincón al que acuda en el que no haya felipistas por un tubo. Y el tubo se ha llenado de tal forma, que ya no cabe un solo felipista más.

Los felipistas se dividen en tres grupos: los que eran juancarlistas, los que son monárquicos y los que no van a ser ni lo uno ni lo otro. Los que eran juancarlistas profesan adoración por el rey Juan Carlos y confían ciegamente en la preparación del príncipe Felipe. ¿Han oído hablar de la preparación del príncipe? Mejor dicho, ¿han oído a alguien que hable del príncipe y que no se haya referido a la preparación del heredero de la Corona? A Don Felipe le pitan los oídos. No me cabe la menor.

Los que son monárquicos son felipistas igual que serían froilanistas. Es decir, que lo que de verdad les importa es que el trono no esté vacante y quede garantizada la continuidad de la monarquía. Confían en Don Felipe igual que confían en Don Juan Carlos.

Los que no van a ser ni lo uno (juancarlistas) ni lo otro (monárquicos), son los que piden referendos y claman por la proclamación de la república. Pero ni están organizados ni tienen tiempo de organizarse, porque Felipe de Borbón y Grecia será proclamado rey dentro de dos semanas. Y es difícil que un grupo de españoles organice en dos semanas algo distinto a unas vacaciones  o una boda por lo civil. Está claro que no hay tiempo para organizarse. Y, ¿por qué son felipistas? Pues porque hablan del príncipe a todas horas y quieren que Felipe pase a la historia… a la historia del olvido. 

Una royal pegada a la realidad 

Pero mientras nuestros ojos nacionales se posan sobre el futuro rey Felipe, las portadas de diarios y revistas internacionales hacen cucamonas a la futura reina de España, que y ha sido definida como la “glamourosa reina Letizia”. El periódico británico Daily Telegraph se refiere a la “elegante” princesa que se convertirá en reina.

People, considerada la biblia de la prensa rosa estadounidense, define a Doña Letizia como “estrella de las portadas” y proclama que es “una royal pegada a la realidad” (refiriéndose a su afición por la música indie o por ver películas en las salas de cine). La revista norteamericana Vanity Fair entra de lleno en las comparaciones y afirma que Letizia Ortiz “puede competir con Kate Middleton en lo que se refiere a estilo”. Va a llevar razón Raquel Naranjo, autora del blog Anochecioconvos.com y fashion victim que bebe de las fuentes más cool, cuando vaticina que quien va a ponerse las botas con la nueva reina es FelipeFelipe Varela. Por si alguien no lo sabe, este señor es el diseñador de casi toda la ropa que luce Doña Letizia y que sin duda ha epatado a la prensa mundial.

Cesiones de soberanía

Mientras nuestros colegas internacionales sólo tienen ojos para la futura reina Letizia, nosotros estamos preocupados por la preparación del futuro rey Felipe. Aquí somos así. Este año se han producido en nuestro país tres llamativas abdicaciones, si nos tomamos la licencia literaria de aplicar el verbo no sólo al reino de un monarca. Considerando que abdicar es (como lo define la Real Academia Española), “ceder un rey la soberanía sobre su reino”, este año llevamos tres sonadas cesiones de soberanía.

Pedrojota ha abdicado del periódico que él mismo inventó y en el que reinaba desde hacía 25 años. Rubalcaba ha abdicado del partido en el que ingresó hace 40 años y en el que lleva reinando hace algún tiempo. El rey Juan Carlos I ha abdicado del trono en el que lleva 39 años, en favor de su hijo Felipe. La única abdicación Don Juan Carlos. Pero lo real supera, a veces, a lo ficticio.

 

Juan Diego Guerrero es director de Noticias Fin De Semana en Onda Cero

Sígueme en Twitter: @juandiguerrero