Menú Portada
Otras opiniones

Expectación en la recta final del curso: Zapatero, Ko; Rajoy, rodeado.

Abril 4, 2010

Tras el paréntesis de Semana Santa, el país vuelve a la rutina cotidiana y obligada por el paro, la crisis, el empobrecimiento generalizado, la corrupción de la clase política y la mediocridad de unos líderes sociales que nunca lo tuvieron claro.

De Zapatero ya lo sabemos todo. Ni sus peroratas fatuas y hueras nos llaman ya la atención. Simplemente hay que soportarlo porque la lógica legal (que no democrática), lo impone en un sistema profundamente antidemocrático e injusto porque se impone la dictadura de los partidos y de los que lo controlan.

Del Presidente se puede esperar poco. Mejor escrito, nada. Ni sabe, ni quiere, ni puede. Es una caricatura de primer ministro, una caña movida por el viento, un monumento extraordinario a la incompetencia y a la falsedad política.

Todo el mundo quiere que se largue con viento fresco, pero nadie osa siquiera pulsar el botón. El Gobierno, como tal, no existe. De la Vega se ha ido de vacaciones a nuestra costa porque sabe que el chollo le durará ya muy poco.

Rajoy, entre Correa y Matas

Lo realmente dramático de la situación española con su 20 por ciento de paro (sin que los responsables públicos muestran siquiera una queja ante tamaña tragedia), es que no se ve luz en medio del túnel.

Lo natural sería que el PP y su líder, Mariano Rajoy,resultaran en estas circunstancias una alternativa clara y sin paliativos. No es así. No tiene condiciones de líder y sólo se sostiene porque la guardia de corps le apuntala y protege frente a otros liderazgos más claros y nítidos como el de Esperanza Aguirre.

Hoy, día 5, se abrirá el melón de la “Gürtell” y ahí pueden salir sapos y culebras, empezando por financiaciones irregulares y trinkes varios.

Luego está lo de Matas, el más formidable presunto ladrón, amigo de Zaplana y de Agag, al que Aznar hizo ministro.

Dicho de otra manera, corrupción de norte a sur y desde Finisterre a Machi chaco.

¡Así es imposible consagrarse como alternativa de gobierno!

Irónicamente, este es el único argumento del PSOE y de Zapatero, al que se aferran como clavo ardiendo.

Este es el panorama nacional. Y es irrefutable.

¿Se explican ahora el por qué los ciudadanos queremos echar a la pira a los políticos?

Graciano Palomo es periodista, analista político y Editor de Ibercampus.es