Menú Portada
Otras opiniones

Eurabia ha muerto. ¡Viva Arauropa!

Marzo 23, 2011

Todavía circulan por Internet cadenas de email alertando del terrible futuro que nos espera a los pobres europeos cuando el mero paso del tiempo convierta en mayoría a los musulmanes.

Recién llegados a Europa, en muchos casos ilegales ciudadanos de segunda, debido a su descendencia prolífica, en pocos años serán aplastante mayoría. Entonces, según la teoría de Eurabia, se impondrá en Europa el Islam, y solo los Musulmanes serán ciudadanos de primera: Abderramán 2.0.

Todavía asustado al repasar datos demográficos de algunos países europeos, llegan las noticias de los levantamientos populares en Egipto, Túnez, Libia y Marruecos. Viento fresco, algo cambia.

Ya hace algunos años, cuando la guerra de Irak, tuve la esperanza de que una mala guerra diera buenos frutos. Es decir, que aires de libertad y progreso, aunque fueran introducidos como aceite de ricino en el mundo árabe por la boca de Irak, se expandieran por osmosis al resto de los países árabes. Así, los ciudadanos acostumbrados a la sumisión total, no ya al Islam, sino al dictador de turno, terminarían por rebelarse y reclamar democracia, libertad y progreso.

Pero malas semillas dan malas plantas. La guerra de Irak sólo ha entorpecido y retrasado el inevitable avance del progreso por la ira suscitada.

Eurabia ha muerto. ¡Viva Arauropa!

No confundamos causas y efectos. Las ráfagas de cambio que hoy cruzan el Norte de África son consecuencia del virus de libertad que los inmigrantes europeos han propagado en sus países de origen. Una vez que disfrutas de la libertad en Europa, es difícil defender el régimen de opresión del que vienes.

No obsta para que la inercia juegue una mala pasada al progreso, pero los hijos de estos inmigrantes, supuestamente llamados a Islamizar Europa, ya nacidos en libertad, ciudadanos de primera, más bien serán artífices de la europeización del mundo árabe. Eurabia ha muerto. ¡Viva Arauropa!

PD: Si Gadafi y cía. hubiesen seguido las efectivas tácticas de Stalin, máxima autoridad en opresión que ha vomitado la historia, otro gallo cantaría. Que bien sabía la bestia que cualquier ruso que hubiera estado en contacto con el mundo occidental quedaba contaminado de libertad y debía ser eliminado o aislado  en los campos de concentración, para evitar el contagio al resto de la población. Que bien aplican la lección los Kim (en Corea del Norte en lugar de internet, hay campos de concentración).

Enrique García Mauriño

emauriño@extraconfidencial.com