Menú Portada
Atando cabos

ETA suma y sigue. Más de lo mismo

Junio 3, 2012

La misma historia de siempre. Y de momento, el mismo engaño de siempre. La banda terrorista ETA, la misma que lleva casi 40 años asesinando, secuestrando y extorsionando dijo ayer que ni acepta la Ley, ni se arrepiente de nada. Es más, que “repudia” el arrepentimiento. La esperanza de algunos retorna al canto de sirenas de siempre. ETA ha colocado en su sitio a la izquierda abertzale, porque quien firma el último documento es la ETA más pura, el colectivo de presos (EPPK, en sus siglas en euskera). Adiós a la reinserción individual, adiós al perdón a la víctimas, y desde luego, adiós, de momento, a esa decisión que muchos deseaban inmediata, de abandono de la armas y disolución de ETA.

El EPPK, los presos de ETA, los que ahora dirigen la banda terrorista, siguen aferrados al binomio “amnistía y autodeterminación” para exigir una excarcelación en masa. Manda huevos, como diría aquella tercera autoridad del Estado, nos enseñan la patita del fin, y ahora retrocedemos 30 años para decir, pensar y exigir lo de siempre. Ni aceptan la llamada “vía Nanclares“, ni quieren oír hablar del nuevo plan de reinserción.

El ministro de Interior debe tomar nota: a su “plan de reinserción”, ETA lo considera una presión y un chantaje inaceptable

Las conclusiones de esta nueva vuelta a la realidad deben ser claras. En primer lugar que la llamada izquierda abertzale nos ha vuelto a engañar y ha vuelto a perder una batalla que nunca ganará. Los presos piensan distinto. ETA no quiere la reinserción. En segundo lugar, que por muchos esfuerzos voluntaristas que se hagan, la realidad es la de siempre. Y en esta ocasión el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha visto como nuevamente la banda terrorista se mofa de sus intenciones, y consideran a su plan de reinserción individualizado “una presión y un chantaje inaceptable“. De algo debería de tomar nota el ministro del Interior después de dejarse por el camino el enojo, y las dudas de las víctimas del terrorismo. Se lo dijeron claro al ministro “usar beneficios penitenciarios es igual que negar derechos.

En la actual situación, el colectivo de presos es el que dirige la organización terrorista. Y son ellos, los miembros de ETA que cumplen condenan, los que lo dicen a la izquierda abertzale lo que tiene que hacer. De cumplir la Ley y de reinserción nada de nada. No se dan cuenta que están desperdiciando la única salida. Ni el Gobierno, ni el principal partido de la oposición, ni la mayoría de los partidos, incluido el PNV, ni la sociedad vasca y española, asumen una amnistía general. Eso nunca será admitido por el Estado de Derecho. 

Las víctimas de ETA siguen siendo “las otras consecuencias del conflicto”

En el comunicado del colectivo de presos sí hubo, por primera vez, una mención a las víctimas. Pero para hacer esa mención, a veces, es mejor ni hacerla. El asunto se lo despacha hablando de “las otras consecuencias del conflicto” aludiendo, sin citar a nada ni a nadie, “al múltiple dolor generado“. Eso sí, lo comparan con el dolor que “sufren directamente los presos y refugiados“. En general, acusan a las víctimas de ser un obstáculo para resolver la situación ya que “eternizan el conflicto” al servicio de “objetivos políticos“. 

Así están las cosas. Amnistía, autodeterminación y nada de arrepentimiento. Por cierto, que tomen nota también los llamados “observadores” internacionales. Que tome nota el grupo de Brian Currin que, en su reciente visita al País Vasco, valoró el plan de reinserción como “un paso adelante“. De momento, para este viaje no necesitábamos estas alforjas.

Juan de Dios Colmenero es Redactor Jefe de Nacional de Onda Cero Radio