Menú Portada
¡Qué fuerte!

Estos políticos molones

Mayo 8, 2015

Estas son las contradicciones que tiene la vida, bueno, mas bien las contradicciones de la política en concreto. Como esta otra: si me detengo a pensar, tampoco entiendo que, según unas encuestas, el político más valorado sea Albert Rivera y luego en otros sondeos no sea el mismo político el posiblemente mas votado. Esto demuestra que, o los españoles somos tontos, porque no votamos lo que nos parece mejor, o se manipulan las cosas según quien las cocine.

Anoche fue la tradicional pegada de carteles y, a partir de ahora, los políticos se centrarán más en sus campañas que en figurar de plató en plató. Desde que Pedro Sánchez abriera la veda llamando a un programa televisivo de entretenimiento, esto de acudir a los platós más agradables y amables de la tele se ha convertido en una ruina. Y digo ruina porque, precisamente por eso, porque son programas de entretenimiento, que sirven para evadirnos, para relajarnos, en definitiva, sirven para desconectar justamente de esas noticias que generan los políticos con sus estafas y corruptelas sin medida y sin vergüenza, ahora van y también invaden los platós de estos programas.

La imagen de “político molón

Me parece excesivo. Pedro Sánchez en el Hormiguero , Albert Rivera y después Esperanza Aguirre, -la cual reconozco que estuvo divertida-. Esto sólo es capaz de hacerlo Pablo Motos; hacer que la entrevista a un político sea entretenida y que el político esté incluso divertido sólo lo consigue él. Nos acerca su lado más humano y saca la pizca divertida que puedan tener dejando a un lado las formalidades y los mítines. No sé si agradece esta nueva imagen de “político molón” pero lo que sí sé es que esto no ha hecho más que empezar. A partir de ahora comienza el verdadero bombardeo de encuestas, mítines, descalificaciones, acusaciones y toda la mierda, a la par que aburrimiento, que conlleva una campaña electoral. Pero advierto que esto no acabará aquí.

Después vendrán las generales, cuando no terminamos de haber salido de estas y vuelta la burra al trigo: más de lo mismo. Estas serán un aperitivo de aquellas, un anticipo, un anuncio de lo que podría ser y, visto lo encuestado, creo que se acabó la era del bipartidismo y de las mayorías absolutas y llega la hora de los acuerdos, de los pactos, de tomar decisiones en conjunto y no abusando del poder absoluto. Puede que esté hasta bien esto de no ganar absolutamente para así tener que pactar. Puede que así la corrupción esté más controlada, puede que así se ocupen más de gobernar para quienes les votan que para ellos mismos y sus propias conveniencias e ideales. Sea como sea, todo está por ver, así que, paciencia.     

Rosana Güiza