Menú Portada
Otras opiniones

¿Estamos en quiebra?

Junio 23, 2010

Cinco millones de parados reales que deambulan como fantasmas por la reseca piel de España sería argumento más que suficiente para que Zapatero se fuera a su “puta casa” (jefe de UGT dixit), y que los autodenominados progresistas que le sostienen se les cayera la “puta cara” de vergüenza.

¿Puede el país soportar una losa como esa? Decididamente NO. ¡Los que venían a salvar a los parias han creado tan paraíso de ellos que da pavor hasta pensarlo!

Ahora, el Servicio de Estudios de FUNCAS (los informes acreditados más ciertos y solventes), nos advierte que a final de año España volverá a la senda terrible de la recesión.

Pero, ¿qué demonios es esto?

Mira, Graciano, no te dejes embaucar, el país está en quiebra técnica y esto está mucho peor de lo que nos cuenta…Vamos a pasar muchos años jodidos, pero que muy jodidos….Y menos más que está Alemania…

Me lo dice mirándome a los ojos un técnico que sabe de las cosas de comer. Y me lo creo.

Dicho de otra forma, por corto y por derecho, que colectivamente estamos en quiebra, en bancarrota y en lo personal casi. Más de un millón de familias sin ingreso alguno.

¿Te enteras Zapatero? ¿Os enteráis edecanes de la mamandurria?

Moción de censura, huelgas, lo que sea

Lo que realmente irrita es ver a esa caña movida por todos los vientos que se apellida Rodríguez Zapatero (¡si es que nos ha dicho la verdad en esto!), auto complacido, mirándose perpetuamente el ombligo, creyéndose que es un estadista sin par cuando lo que realmente resulta es un inmenso incompetente y un irresponsable peligroso.

Visto lo visto, que en el PSOE no son capaces siquiera de tirarle de la levita, al pueblo, al pueblo llano, no le queda otra solución que alzarse en armas democráticas y al resto de los partidos políticos, ¡vaya caterva!, unirse para salvar al país y de paso a los pocos que comen ya caliente.

Hay que presentar a toda urgencia una moción de censura y ese pueblo llano, echando a un lado a los mal llamados sindicatos, parapetarse en la calle y demostrar a ese chulito de La Moncloa que el Palacio no es suyo.

Entre los que apalean la Constitución con gatos y gallos y los que se la pasan el arco de triunfo estamos buenos.

La cosa sería de risa sino fuera porque hay ya muchos españoles que pasan hambre.

Pero cómo coño va a entender algo gentes como Pajín que en la sociedad civil y en la empresa privada estaría poniendo hamburguesas y eso si conociera al jefe de zona. Pero cómo demontres va entender esto Pepiño que no se ha visto en otra. Pero qué diablos va a entender de esto esa nomenclatura gürteliana que se esconde detrás de determinados despachos de Génova 13.

Ni pueden ni quieren.

Lo dicho: a las barricadas democráticas. Que al menos nos oigan, porque al paso que vamos nos van a sacar los ojos, nos mean dentro y encima tendremos que gritar que llueve.

Graciano Palomo es periodista, analista político y Editor de Ibercampus.es