Menú Portada
Otras opiniones

Estados financieros emocionales

Enero 15, 2015

Hasta ese momento todo había resultado muy cabal. De pronto, sus párpados temblaron y quedó bloqueada. El aire se volvió denso en su alrededor, creando un molde sobre su quietud.  


EXISTENCIAL

       ¿Qué nos motiva a hacer algo? ¿Cuál es el fin último?

       Descubrirlo es el motivo de estar vivo. La segunda mitad de tu vida consiste en disfrutar de saberlo.

 
RELACIONES LABORALES

       No aguanto sus comentarios.

       Pues tienes dos años de proyecto por delante.

       ¿Y qué puedo hacer?

       Cambiar la impresión que te produce.

Para bien o para mal, las relaciones laborales son perennes. No le quedaba más que aprender a sobrellevarlas. En esto consiste tener un compañero de trabajo.

       ¿Cuándo sale el próximo concurso de traslado?

 
PAREJA

La abrazó fuertemente mientras le decía que todo iba bien. Ella se acurrucó en su cuello y miró al suelo. Habían superado muchos momentos juntos. Él deslizó la mano por la cintura de ella y sintió la curva de sus caderas. Siempre había sentido paz cuando hacía esto. El principio de las nalgas le producía remanso. Ella lo sabía y le gustaba su tacto. Pronto estaban unidos en una voluble estatua de mármol. Impasibles ante el entorno. Livianos. Acurrucados como aves, dejaron el sol marchar. En la línea del horizonte se dibujó un hermoso añil.

Todo iba a ir bien.
 
ESTADOS FINANCIEROS EMOCIONALES

Su corazón se involucró en la decisión. Hasta ese momento todo había resultado muy cabal. De pronto, sus párpados temblaron y quedó bloqueada. El aire se volvió denso en su alrededor, creando un molde sobre su quietud.   

       Considera a estas personas también – dijo cuándo reaccionó, señalando el monitor.

El consultor sopesó rápidamente la situación y detectó irracionalidad. Con tacto, comentó:

       Debe usted valorar si desea ganar dinero o compasión. La cuenta de resultados emocional es más cara de mantener. Aunque los intereses producen reposo interior. 

 
VENTAS

Con cierto desaire se refirió a esta noble profesión como “los charlatanes”. La redacción de documentos descriptivos estaba mal valorada por este técnico. No se dignó a escribir una sola línea del pliego de condiciones. Lo transfirió a su proveedor para que le rellenara la descripción del producto. Quién a su vez, con mucho arte, le embaucó de viva voz con una visión del innovador dispositivo con la que aún sueña.

Resulta curioso cómo rechazamos lo que más nos atrae.

 
ENTENDIENDO

       Ha sido culpa mía. Sólo mía. Escogí la ruta no adecuada.

       No seas egoísta. 

       He utilizado la versión anterior.

       Hoy te has equivocado tú, mañana será yo quien lo haga.

       Ahora tengo que enmendar el desaguisado.

       Te ayudo.

       ¿Por qué no te enfadas conmigo?

       Porque eres mi cliente.

© Javier González Cantarell