Menú Portada
Otras opiniones

Esquizofrenias

Noviembre 21, 2010

La inminencia de los comicios catalanes, la precampaña en la que ya nos encontramos engullidos de cara a las elecciones territoriales de mayo y a su vez, la otra larga precampaña que nos espera antes de las generales, han instalado a  nuestra clase política y especialmente al partido del Gobierno en una espiral de esquizofrenia que estamos viendo reflejada en los grandes temas de debate político nacional.
 
Esquizofrenia en la inane posición del gobierno frente al conflicto del Sáhara y Marruecos: el PSOE se debate entre su tradicional izquierdismo pro saharaui y los pasos de puntillas para no soliviantar al régimen marroquí. Por cierto, el “acuerdo” inicial entre los gobiernos de España y de Marruecos para enviar a solo dos medios “seleccionados” de nuestro país a la zona, incluía a “El País” y Televisión española. Sin embargo, se acabó cambiando a TVE por “El Mundo”, accediendo sumisamente a la negativa marroquí de dar entrada a quienes pudieran tomar imágenes de lo que allí está pasando. El resultado final del despropósito es que ningún medio español está aún en el Sahara para contar lo que allí está pasando. 

ZP sale del armario

Esquizofrenia también en la actitud del gobierno y de su presidente, Rodríguez Zapatero, acorralado entre el realismo al que le obliga la situación económica y la necesidad de seguir vendiendo humo ante la cercanía de citas electorales. Algo que hemos visto reflejado desde el pasado Comité Federal Socialista, en los anuncios de medidas no concretadas para impulsar la “agenda social”, en contraste con el novedoso realismo de “ZP” en su comparecencia parlamentaria del jueves, dejando por primera vez en el armario su optimismo antropológico y asumiendo que, en lo relativo a la gravedad y duración de la crisis, los Reyes Magos no son tres que proceden de Oriente, sino dos que antes de acceder a las peticiones de la carta deben de pasarse por un cajero automático y ver si hay saldo.

 
Y esquizofrenia igualmente en el primer partido de la oposición, que se frota las manos con la “tesis Arriola” de esperar que el adversario se estrangule solo con su propia cuerda, pero que al mismo tiempo empieza a dudar de que los comicios de mayo sean un Tsunami que arrase alcaldías y gobiernos autonómicos socialistas. Sobre esto, sólo dos ejemplos: uno,  la dirección nacional del PP en Génova 13 da por perdidas las opciones en Asturias con tal de evitar las consecuencias negativas de cara a las generales, de un enfrentamiento con la dirección regional de esa comunidad por imponer la candidatura de Álvarez Cascos. Otro, las amenazas de Ruiz Gallardón de cortar pagos a empresas adjudicatarias, tras la negativa de “ZP” a refinanciar la deuda municipal, tenía fiel reflejo en el comentario de varios diputados y algún relevante dirigente nacional del PP en los pasillos del Congreso la pasada semana: “por bien que nos vaya en las municipales, si nos arrebatan Madrid capital y lo que supone a medio plazo, habremos hecho un pan como unas tortas”.
 

Julián Cabrera, Director de Informativos de ONDA CERO