Menú Portada
Entre alfileres

Espectacular Angelina Jolie de esmoquin

Febrero 17, 2014
pq_939_jolie_bafta_1.jpg

Metida de lleno en la Madrid Fashion Week, entre capas recuperadas del armario de Arzuaga o toquillones de Lomba, estampados patentados de Elena MartínVictorio & Luccino, mantones de manila de Juan Duyos, incluso joyas de plata bañadas en oro de 18 kilates convertidas en corpiños por Aristocracy,  fui deslumbrada. ¡Qué digo deslumbrada! ¡Impactada! Así quedé tras acercarme a Londres para disfrutar de los Bafta.

Entre la Madrid Fashion Week y los Bafta

La mirada atrás de la Madrid Fashion Week con vestidos que homenajean las líneas rectas de la arquitectura de los años 20, o prendas que reinventan el Hollywood de los 40 no se ha acordado de los 60. En esa década Yves Saint Laurent presentó un esmoquin para la mujer; prenda a la que puso nombre. “Le smoking” pasó rápidamente a formar parte del armario de cualquier it girl que se precie (de la época, claro)

Hace poco disfrutamos viendo a Irina Shayk (la espectacular novia de Ronaldo) derrochando sensualidad con un esmoquin blanco en Nueva York. Pero le faltaba algo, y Angelina Jolie (la no menos espectacular mujer de Brad Pitt y madre de una auténtica prole), que seguramente se fijó en la elegancia de la rusa, lo descubrió.

Le smoking” de Yves Saint Laurent

Vestida de hombre, con un traje de corte masculino, con un look en blanco y negro, con una original camisa blanca, con pantalón tobillero y una pajarita deshecha, todo ello combinado con unos pumps (zapato de charol alto que no tiene sujeción en el tobillo). Así, bellísima, delgadísima, vestida con Le smoking de Yves Saint Laurent,  ha querido mostrar su apoyo a su marido, coproductor de 12 años de esclavitud.  

La actriz estadounidense, más relajada que nunca, con maquillaje natural y melena suelta, delgadísima –me repito- y joyas de Tiffany, pisó la alfombra roja del brazo de Pitt, quien vistió también de esmoquin. Coordenados a la perfección acapararon todos los flases al pisar, por sorpresa, la alfombra roja que termina en la 67 entrega de los premios de la Academia Británica de Cine y Televisión.

Una última cosa… Brad debería cambiar de peluquero.