Menú Portada
A renglón seguido

Espanya y Cataluña

Noviembre 17, 2014

“Se convoca a todos los ciudadanos de buen sentir nacionalista catalán, a la consulta –de pantomima- que tendrá lugar el día 9-N de los corrientes, con la finalidad de conocer la voluntad patriótico federal-secesionista –¡vaya judiada!- que discurre por sus venas, a fin de situar el grado de consanguinidad independentista reafirmador del objeto de la convocatoria”. Así podría haber rezado –¡válgame La Moreneta!- el contenido de solicitud de participación ciudadana del Gobierno de Catalonha, para consolidar su posición de desvinculación de la madre del cordero patrio que es Espanya.

Elecciones, Votaciones, Referéndum, Comicios, Sufragio, Plebiscito, Consulta, Proceso de Participación… etc.; Nunca un catálogo de ida y vuelta de semántica levantó tanto revuelo en la batalla por la tozudez idiomática del significado. Visitado el diccionario de “Gredos” –sinónimos y antónimos- (fiable cent per cent), hay un claro entroncamiento nominal entre todos los conceptos de forma simbiótica y encadenada. También el Panhispánico de Dudas (R.A.E.), y el de Dudas y Dificultades de la Lengua Española (Larousse) donde no se sustancia esta salsa.

Para todos la perra gorda

Después de un ejercicio de difícil precisión lingüística, la denominación de origen tolerada para no hacer pupita, ha sido la de “consulta democrática no vinculante”. ¡Vale!, para todos la perra gorda

Senyors i Senyores, a continuación, con todos ustedes, los resultados de la consulta del 9-N, depositada a través de la sonrisa horizontal en un acto de adocenamiento en rebaño para rebañar apoyos de forma ovejuna; es decir, ¡todos a urna! Sólo 1/3  del poble catalán con “derecho a voto” ha proclamado su deseo de  abandonar la piel de toro, quizá porque la Fiesta Nacional está prohibida en sus dominios administrativos, bien –mal- que festejen sus corre bous.

Orinado en papel mojado

Traducido al catalán paladino, unos dos millones y poco de votantes, respecto de un total de otros seis millones y poco de masa social susceptible de ejercer “su” derecho a decidir, han orinado en papel mojado, para marcar –no sin lindezas- sus lindes con los mojones de la testosterona reivindicativa de los miembros de su govern.

Dicho  d’una altra manera, el deseo de abandonar el paraguas estatal hace aguas, en el sentido de que 2/3 de los catalanes no quieren la separación, y mucho menos el divorcio de su España. Además, el sentimiento nacionalista-independentista está estancado, ya que los resultados ofrecen una Igualada en el recuento, comparados con los datos de las últimas elecciones autonómicas de 2012 y sumados los resultados de CiU, E.R.C., y CRU instigadores de la nulidad matrimonial geográfica.

“Artur” va a “más”

A pesar de que “Artur” va a “más” creyendo que está rozando el cielo después de la “Diada” de la expresión popular, en realidad ha tocado techo en el reclutamiento de nuevos acólitos anónimos, y simpatizantes con identidad identitaria. Quizá porque no ha explicado todavía a los suyos las luces y las sombras de un futurible de autodeterminación, que bien podría derivar, a medio plazo, en esa curiosa forma de emancipación con “one way ticket” de algunos pródigos jóvenes, que abandonan el pespunte del hogar, con todo manga por hombro, manteniendo un hilván telefónico a cobro “pervertido”; ¡a buenas horas mangas verds!

Convendría por otra parte –no Llobregat sobre mojado- una revisión de La Sagrada Família de Convergencia y UniónCiU– (Más y Lérida), dada la Tramuntana de Garrafal discrepancia de este último con el primero; a un estado, pero no independiente; en otros Términos, “Divergència i Desunió” –“DiD”- (Mas i Lleida) dándonos la Barà. Barajo, sin descartarla, una opción más: Unión Convergente IndependienteUCI”; a piñón fijo y a partir un piñón.

A pesar del “España nos roba” ¿…?, acaso prefiera(n), que lo hagan los suyos: Caso Núñez, Caso Palau, Caso Pujol, etc., así todo quedaría en casa… Tarradellas.

 
Paco de Domingo