Menú Portada
Mensaje en una botella

#Españoles FrancoHaVuelto

Febrero 26, 2014

Los diputados que se han dado cita en el Congreso para el Debate sobre el Estado de la Nación, han sentido esta vez un cosquilleo al sentarse en su escaño. Alguno debe de haberlo sentido por la falta de costumbre, pero no importa porque hacer novillos sale gratis actualmente en la Carrera de San Jerónimo. Pero, dejando a un lado a los que hacen pellas, sus señorías deben de haber experimentado esas cosquillas porque han acudido al pleno poco después de que La Sexta haya emitido el programa Operación Palace.

El espacio, dirigido por Jordi Évole, es un falso documental sobre el intento de golpe de Estado del 23 de febrero de 1981. El documental plantea que el 23-F fue un montaje urdido por los agentes políticos de la transición, la Casa del Rey y el CESID. Durante la emisión del programa hubo quien creyó en la teoría que proponía el espacio televisivo y hubo quien se lo tomó a cachondeo sin disimulo. Una vez que Évole desveló que se trataba de un engaño, las reacciones a favor y en contra del programa no dejaron de sucederse. De hecho, todavía hoy siguen sucediéndose.

Al mirar de reojo las escasas señales que han quedado en el hemiciclo de los disparos de los frustrados golpistas, cualquier diputado puede haberse formulado dos preguntas. La primera: ¿Cómo recrearían en el futuro una falsa Operación Palace si el intento de golpe de Estado se hubiera llevado a cabo ahora, 33 años después? La segunda: ¿A qué isla desierta ha huido el listo que decidió cubrir de cemento la mayor parte de los desconchones que dejaron los disparos del 23-F? Aquel episodio, más próximo a Pepe Gotera y Otilio que a una situación real, ya quedó descrito en un anterior Mensaje en una botella. O sea, que mejor no tiro de hemeroteca como han Rubalcaba y Rajoy en el debate. 

Qué cuajo tiene este hombre 

En el año 2014 podría ser Álex de la Iglesia el encargado de dirigir el falso golpe de Estado. Probablemente sabría imprimir un ritmo mucho más vertiginoso que el de José Luis Garci y seguramente dotaría a la acción de una fuerza  delirante. Probablemente encontraría problemas para conseguir que Mariano Rajoy se desenvolviera con chispa o al tratar de que Alfredo Pérez Rubalcaba dejara las manos quietas. Aunque quizá lo peor sería contener a Celia Villalobos o intentar reanimar a Jesús Posada. “Hay que ver qué cuajo tiene este hombre”, que diría Rajoy.

Una falso 23-F actual sería transmitido al mundo entero en tiempo real sin necesidad de que Los hombres de Paco en versión golpista se preocuparan de desenchufar cables de cámaras y micrófonos. Hoy en día sería suficiente con una red wifi para que el mundo entero viera cómo se las gastan los que se toman a chufla la Democracia. La intentona golpista ficticia sería tuiteada a una velocidad vertiginosa. La única emoción residiría en conocer el nombre que elegirían los tuiteros para el hastag del intento golpista.

#MovidaEnElCongreso
#QuéFuerteQuéFuerteQuéFuerte
#ElBigotesLaLíaParda
#AhoraEmpiezaLoChungo
#OsVaisACagar

Son algunas opciones. Aunque la que más asusta es otra.

#EspañolesFrancoHaVuelto

Con ésa sí que nos vamos a cagar.

 

Juan Diego Guerrero es director de Noticias Fin De Semana en Onda Cero

Sígueme en Twitter: @juandiguerrero