Menú Portada
Otras opiniones

España y sus abortos

Marzo 1, 2010

Podemos estar muy orgullosos: España el país europeo más atrasado en educación, el número uno en consumo de cocaína y ahora, con la nueva Ley del Aborto, el país más inhumano y amoral.
Desde un punto de vista científico, la vida independiente existe desde el momento de la concepción en que ya el feto tiene su propio ADN. Esta Ley asesina contempla la posibilidad de abortar a partir de la semana 22 de gestación por cualquier causa que se denomine, malformación del feto. Es decir, que sin más limitaciones y sin especificar en qué casos concretos estamos ante una malformación del feto, establece el derecho de poder matar a un niño desde la semana 22 hasta el último día de embarazo.

Sin protección

Me parece terrible, inmoral y antijurídico que una Ley tan extrema se pueda aprobar en un país como el nuestro, en el que la crisis demográfica es brutal y el mantenimiento público de las pensiones está en grave peligro. Se trata de una Ley anticonstitucional porque no protege la vida ajena dejando al “nasciturus” (concebido y no nacido), sin ningún tipo de protección.
Resulta que nuestras leyes protegen más a los animales y a las plantas que a los que van a nacer. Se castiga más talar una cepa que matar a un niño. Pero ¿en qué clase de monstruos nos estamos convirtiendo? ¿Qué está ocurriendo con la conciencia colectiva que ha de marcarnos el sentido de lo que está bien o está mal? El derecho positivo emana del derecho natural y la norma si no tiende al bien general se convierte en una norma injusta que tiende a la aniquilación social.</div>
Las jóvenes a partir de 16 años podrán abortar libremente hasta la 17 semana de gestación sin ni siquiera la aprobación de los padres. Bastan tres días de reflexión para que unas niñas se conviertan en asesinas sin piedad. ¿Ha pensado la Señora Pajín en las secuelas psicológicas y los traumas de por vida que sus inmaduros actos les causaran a estas niñas? ¿Tendremos que costear todos los españoles los gastos de la Seguridad Social por aumento de la plantilla de psiquiatras y psicólogos que las tendrán que tratar en sus taras crónicas?

Faltan ayudas

Tampoco esta Ley asquerosa detalla los mecanismos de control de esas clínicas privadas que se van a hinchar a ganar dinero como si se tratase de mataderos de pollos.
Hacen falta ayudas para que las embarazadas continúen en su embarazo y no que las envíen al matadero directamente como hace este Gobierno. En vez de subvencionar campañas para ayudar a las embarazadas, en este país se invierte en condones, campañas abortistas, mariconeo y gilipolleces varias. Mientras tanto, lo que queremos adoptar a un niño tenemos que esperar a ser millonarios para poder “importarlos” de China, India o países mafiosos, cuando lo ideal sería que pudiésemos adoptar a un españolito cercano sin tanta burocracia imposible.
Estamos acabando con todo y ni los terremotos, los huracanes ni las inundaciones son tan catastróficos como acabar con vidas que no nos pertenecen.
Yo, como el Profesor Neira, proclamo que ante esta Ley “me da asco y vergüenza ser española, me gustaría ser ciudadana de otro país”.

Teresa Bueyes