Menú Portada
Mensaje en una botella

España viva

Septiembre 18, 2013

La confianza no sólo se gana proclamando que eres el mejor, pero creer en ti mismo ayuda mucho. Morgan Stanley es una entidad financiera estadounidense que se dedica, entre otros cometidos, a asesorar sobre dónde es bueno invertir el dinero. Este martes se vino arriba y empleó un rotundo ¡Viva España! como título de su último informe sobre nuestro país. “Somos optimistas sobre España en términos absolutos, debido a la mejora de los fundamentos económicos”, asegura el informe. ¡Toma ya!

Si habitualmente nos encontramos con estudios elaborados por firmas inversoras norteamericanas que nos dejan a la altura del betún, ¿por qué no subirnos al carro de un estudio que nos consagra como la gran esperanza de la economía europea? Según Morgan Stanley, “España, frente a sus vecinos, parece representar un caso ejemplar de progreso en el sector financiero, en el mercado laboral y en el marco fiscal”. Tiembla, Ángela Merkel, que estamos a punto de pasaros en la siguiente recta y luego va ser difícil que nos alcancéis.

Será tan difícil como alcanzar a Fernando Alonso cuando está inspirado. O como atrapar a Rafa Nadal cuando tiene su día. O como arrebatar el triunfo a Pau Gasol cuando está en forma. Por no hablar de la selección española de baloncesto, que ya está en semifinales del Eurobasket. O de muchos otros deportistas que visten el uniforme nacional. ¿Acaso ellos no son ejemplo de Españoles por el mundo que son admirados en el resto del planeta?

En el resto del planeta, sí. Tal vez nos hace falta ese impulso para volar. Para creer que, al igual que las estrellas del deporte español, los demás somos capaces de conseguir lo que nos propongamos. Es cierto que cada mañana puedes chocar contra una realidad gris tirando a negra. Pero, ¿acaso bajando la cabeza ha logrado alguien un éxito alguna vez? Es cierto que los bolsillos vacíos hacen que todo cueste más, además de que todo valga más de lo que puedas pagar. Pero, ¿acaso todos los que han conseguido hacer fortuna tenían los bolsillos llenos cuando comenzaron a labrar su éxito?

Aprendamos de Ícaro

Esta mierda de vida que ha tocado vivir a una parte importante del país debe cambiar. Va a cambiar. Hoy queda menos para que cambie. Sí, ya sé que las palabras se las lleva el viento. Pero el viento también acabará llevándose la porquería, el desastre, el dolor y la tristeza. El viento traerá algún día otro color para el mundo, otra oportunidad para tu existencia y otra vida para tu despertar. La vida puede ser diferente. Será diferente.

Llevo tres temporadas proclamando en el programa que presento en Onda Cero que volverán los buenos tiempos. Algunos se han reído de mí, otros han dudado de mí y unos pocos me han animado a seguir defendiéndolo. Esos pocos son cada vez más. Esos pocos son los que consiguen animar a que haya cada vez más adeptos a la causa. Si nosotros no creemos en nosotros mismos, nadie vendrá a creer en nosotros. Porque los demás ya tienen bastante con tratar de creer en ellos mismos.

Morgan Stanley no es un Dios todopoderoso. Pero nos ha hecho un pequeño favor al proponer que tengamos confianza en nuestro país y en nuestra gente. ¿Por qué no probamos a creer en España y en los españoles? Nada tenemos que perder. Hay algo seguro: peor no vamos a estar. Tal vez así comencemos a remontar el vuelo. Pero aprendamos de Ícaro: no es necesario volar demasiado alto. Así evitaremos que el calor del sol derrita nuestras alas. Volemos lo suficiente para salir adelante, pero sin creernos dioses. Podemos hacerlo.


Juan Diego Guerrero es director de Noticias Fin De Semana en Onda Cero

Sígueme en Twitter: @juandiguerrero