Menú Portada
No me moverán

¿España, en positivo?

Mayo 20, 2013

El último artículo firmado por el economista Juan José Toribio de “Comentarios de Coyuntura Económica” del IESE (Año 26, número 8, Mayo de 2013) es: España, en positivo (sin los interrogantes de mi título). La idea es reforzar el informe del CEC (Consejo Español de la Competitividad): España, un país de oportunidades. Y es que, en los círculos empresariales, parece que hay un hartazgo de malas noticias sobre nuestro país. Su argumento es: las cosas han estado mal; pero no tan mal como se pintaron y, sobre todo, van a mejor

Pero no son sólo los empresarios; el Gobierno ha empezado una campaña para fomentar el optimismo económico. El viernes recibo una nota de la Secretaría de Estado de Comunicación (gracias) se llama: Datos de Interés. Entre ellos, figuran las siguientes frases subrayadas: marzo, el saldo comercial registró un superávit de 634 millones de euros, un dato sin precedente en la serie histórica; han exportado 58.932 empresas, un 8,8% mas (4.795) que en el miso periodo de 2012 (primer trimestre); el Tesoro coloca 7.000 M de euros en un crédito sindicado al 4,425% con una demanda superior a 21.500 y más del 48% se ha destinado a inversores no residentes; los precios se desaceleran en abril hasta una tasa intreanual de inflación del 1,4%…

Una realidad macro, que aún no es micro

Claro que, como dice mi esposa, todos son datos macroeconómicos que los ciudadanos notan poco. Éstos siguen atenazados por el miedo al paro, la bajada de salarios, el descenso del consumo interno y la falta de crédito. Es verdad que en abril le Servicio Público de Empleo dio una alegría con un descenso de más de 50.000 desempleados registrados y, probablemente, la volverá a dar en mayo, junio y julio. Pero no es suficiente. Es la subida estacional del empleo turístico y agrícola que se da todos los años. Hasta octubre no podremos constatar si es un cambio real de tendencia; si ha empezado la creación de empleo.

El consumo está contraído, además de por la falta de empleo y la disminución de sueldos, por el aumento de los impuestos (IRPF e IVA). Una rebaja de ellos animaría a gastar y eso crearía empleo. Pero el Gobierno atenazado por el Déficit Público no los puede bajar; al menos durante este año ¿Lo hará en 2014? Hay grandes dudas, esperemos que no los suba.

El crédito sigue estancado. La banca española aún tiene que digerir los activos tóxicos del crack inmobiliario. Los 40.000 millones de euros del rescate europeo bancario, no han sido suficientes. Quizás habría que darle la razón a algún directivo europeo que opina que deberíamos agotar los 60.000 millones que tenemos disponibles. No para capitalizar los bancos, sino para prestarlos a PYMES y consumidores. Eso sí, aquilatando los riesgos y a tipos de interés razonables.

Aún no puedo quitar los interrogantes, pero lo estoy deseando
 

De manera, que la economía da síntomas positivos, pero Juan español no los experimenta en su bolsillo. Sobre todo la clase media que es la que mueve la actividad por su alta propensión al consumo. Así que aún no puedo quitar los interrogantes de mi título, pero lo estoy deseando.

Para ello espero algunas noticias de interés: la primera, que en octubre se confirme el cambio de tendencia en la creación de empelo; la segunda, que el Gobierno anuncie la disminución del IRPF, que aumentó en diciembre de 2011; la tercera, que circule el crédito. Esta última depende también del BCE y, en realidad, de las elecciones alemanas de noviembre.

Entonces, si se dan las tres noticias, sí le quitaré los interrogantes a mi título. 

 

 J. R. Pin Arboledas. Profesor del IESE